Esperando a Godot.

Buenas tardes, os presento al genio: Samuel Beckett.
Le conocí a través de mi amiga María, y de un cartel en la puerta de nuestro módulo. Os lo adjunto:

581_p

Se podrían apuntar muchos datos bibliográficos, como que fue dramaturgo, novelista, crítico -como todo hijo de vecino- y poeta irlandés. También que es la figura clave del teatro de lo absurdo -fantástico- que recibió el Nobel y al enterarse se sumó en un mutismo absoluto, encerrándose y apagando el teléfono, que compartió tiempo con Borges y con Arrabal y que fue discípulo de Joyce, cuyo ladrillo quiero comprarme próximamente. El Ulises.

Sinceramente hacía mucho tiempo que no iba al teatro, desde El perro del hortelano en el Pavón, y tenía muchas ganas. Fui con mis amigos, salvo Nela, ausencia debida a un motivo no menos dramático, realmente algo engañados. María y Marcos sabían perfectamente, conocían lo extraño de Beckett.

¿Cuál es el argumento?– le pregunté a María mientras subíamos hacia nuestros asientos.
Lo bueno es que no tiene argumento– se rió.

Para poneros más o menos en situación diremos que Samuel nos presenta a dos personajes principales que concentran todo lo que conforma a la raza humana: dos mendigos descorazonados con un alma extensiva, esperan y supeditan su existencia a la figura de un tal Godot. El tiempo no existe, se limitan a intercalar diálogos, que no monólogos. Max Aub en Torres Campalans dice que los monólogos no existen pues el hombre siempre se dirige a alguien, las palabras no se derraman sobre un espacio vacío. Que nadie escuche o conteste ya implica la existencia de ese vacío, impersonal, sí.

ESPERANDO A GODOT  Foto David Ruano- 1--644x362

El caso es que entre juegos de palabras, que encubren un tiempo que se escapa pero que sin embargo es circular, Beckett nos presenta la problemática de la existencia del hombre. Hoy somos, pero mañana podemos dejar de ser y de tal forma el tiempo nos moldea como quiere. Esperar a Godot no es más que una fórmula nueva cuya significación no es más que lo evidente. El hombre espera, sin sumisión, a que los acontecimientos de su vida guíen su destino y se deja llevar por unas circunstancias que no dependen de nadie, más que del azar. Es completamente maravilloso.

top_gr_4642

Además es una obra magnífica, quizá esté exagerando, pero es que me gustó muchísimo y no puedo ser parcial. El espectador choca con el universo que se está creando, se compadece del pobre Vladimir (Didi), que parece ser el único consciente del fracaso de la especie humana, se ríe con el trozo de carne que representa el personaje de Estragón (Gogo), que somos todos nosotros, esa parte de nuestro ser que se pregunta por qué y para qué cuando puedo quedarme contemplando cómo crecen los árboles sin preguntar por qué. O simplemente mirar unos pies, que llegamos a creer que ya no le pertenecen. Gogo es el individuo que todos querríamos ser, cuyo máximo problema sea tener un par de zapatos de una talla menos.
Algo que no conseguimos entender, que creo que no importa mucho, es el rollito-tabú-eufemismo-simbolismo sexual que se traen. Las cosas interesantes no deben ser reveladas sino quedar en el aire, que están mejor.

Realmente invito a todo el mundo a verla, aunque creo que esta recomendación llega algo tarde, pues si no recuerdo mal el último día es mañana, de todas formas a nadie mata leer, ¿no? (O sí). La traducción corre a cargo de Ana María Moix, mujer que forma parte de los nueve novísimos como Martínez Sarrión que vino un día a nuestra universidad a hablarnos- espléndido-.

Ana-María-Moix-articulo

Os pongo parte de una composición de ella…

Pasaban de las doce de la noche cuando regresaba…

Pasaban de las doce de la noche cuando regresaba
a casa, y juro que no bebí, pero allí estaban los dos, ju-
gando a cartas a la vuelta de la esquina. Eran dos som-
bras para siempre enamoradas: Bécquer y Ché Guevara.

Para terminar os dejo la dirección del pdf de la obra. No sé si cuestiona muchos principios- mis principios- pero bueno, merece la pena invertir. La feria del libro está ahí, ahí, ¡YA ESTÁ CASI! Porque todo sea dicho, se tiene el en libro electrónico y lo más probable, en la estantería. Si gusta ahí tiene su sitio. ASÍ DEBE SER.

http://ultimorecurso.org.ar/drupi/files/becket.pdf

samuel_beckett_2

Recomiendo la edición de Tusquets, de Ana María Moix también. De esta editorial si no recuerdo mal hay dos cubiertas diferentes. Están bien-

”Hay que pensar en ciertas cosas, cosas que te habitan por dentro, o no, mejor sí, hay que pensar en ellas porque si no pensamos en ellas, corremos el riesgo de encontrarlas, una a una, en la memoria”

”Eso que llaman el amor es el exilio, con una postal del país de vez en cuando”

”El mar, el cielo, la montaña, las islas, vinieron a aplastarme en una sístole inmensa, después se apartaron hasta los límites del espacio. Pensé débilmente y sin tristeza en el relato que había intentado articular, relato a imagen de mi vida, quiero decir sin el valor de acabar ni la fuerza de continuar”

– Andrea Toribio.

A ver si mejor algo el tiempo, que así no hay quien baje al sur a disfrutar de la libertad.

Max Aub. Engañando desde la tumba.

El estado de la cuestión es el siguiente.

max aub 013

Doc 1. Mi loco favorito. Max Aub.

Estaba estudiando sintaxis de forma muy animada. Alberto Einstein decidió por modus propio trabajar en una oficina de patentes. Los trabajos que no requieren de un gran esfuerzo mental ni de una concentración muy definida, estimulan el cerebro de forma asombrosa. No soy ningún gran cerebro PERO estudiar sintaxis de esta forma es contraproducente.
¿Qué he hecho entonces? Sacar a Jusep Torres Campalans. Max Aub sirve como respuesta para todo.
Leía atentamente, riéndome, porque leer a Max Aub es tener otros ojos, cuando de pronto:

”… Ana María le satisfacía, ella no lo creyó; al contrario, siempre esperaba más. La verdad: jamás oyó de boca de su hombre palabras de agradecimiento- ni tampoco muchas otras- . Le atormentó siempre la idea de que Jusep no la quería y sobre estas ascuas andaba día y noche, sin descanso. Algo de ello había: sólo le apasionaba – a más de la pintura- lo social. La justicia le tenía cogido en sus tirantes redes.
No aguantando la tontería ajena, dejó- desde sus días de Gerona- de hablar de ello con quien no fuese de su opinión. Los primeros años no le dijo palabra a Ana María que, de raíz protestante, sabiéndole católico, nunca intentó llevar su conversación, generalmente insulsa, por parajes que le parecían peligrosos”.

¿Nadie está viendo a Miguel Hernández? ¿En serio?

portada-oficio-poeta-miguel-hernandez_1

Doc 2. Un joven llamado Miguel Hernández.

En una biografía que leí el verano pasado hablaba de dos mujeres en la vida de Miguel Hernández, y no sólo de la omnipotente y siempre presente Josefina. Se menciona a una mujer que era un quiero y no puedo, María Cegarra y evidentemente a la brillante Maruja Mallo. Ésta última es la que nos interesa.
En el citado libro habla de la relación del poeta con la gallega (dos pasajes relevantes):

1) ”…los versos de Hernández, lejos de cualquier ficción y de fábula, son el resultado de la recreación poética de una experiencia vivida y real; y que la experiencia concreta que compartió con la pintora gallega fue una verdadera aventura de riesgo en la que tuvo cabida no sólo su iniciación sexual y el conocimiento práctico de un erotismo de alto voltaje, sino también la cara amarga del desengaño amoroso que le administra al tiempo una amada sin escrúpulos que puede prescindir de sus favores una vez cumplida y agotada la conquista”.

2) ”Maruja Mallo es una criatura independiente, deshinibida e iconoclasta que no se presta a convencionalismos ni a atavios morales.”

Maruja Mallo

Doc 3. Maruja Mallo. ¡¡Se llamaba Ana María!!

Es evidente que en la figura de Campalans se aúna el espíritu de Maruja y el cuerpo de Miguel. Con ello quiero decir, que lo que representa Jusep, ese hombre salido de Gerona que comienza a conocer mundo y que en un momento vital al trasladarse a Barcelona conoce a nada más ni nada menos que a ¡Pablo Picasso! y a partir de ahí se suceden los viajes, acaba en París, conoce a esta Ana María… una mujer atractiva, desinhibida, con un bagaje en cuanto a relaciones amorosas se refiere tremendo, recordemos que estuvo con Alberti, prosigue con el cubismo, de hecho en el libro dice ser uno de los precursores… todo esto, todo esto es maravilloso. ¡Max Aub es un genio! Sin embargo este hijo de francesa y alemán le da la vuelta a la historia. Sabemos que Miguel estuvo tremendamente enamorado de ella pero que no era recíproco, quizá fue otro inmortal más con el que aprovechó su tiempo. Resulta que en Jusep Torres, ella es también pintora. Ahora mismo estoy en éxtasis porque muchas cosas cuadran, en fin ¿se me está notando demasiado? ¡A ver si consigo concentrarme! El caso, ¡esta vez es al revés! Ella desea que él le ame, pero no puede amar. O por lo menos no a ella. Él llega a decir que el dinero no es importante, claro, ella le mantiene, y no le importa porque es por amor. Miguel Hernández cuando conoce a Maruja no se encuentra en una situación muy estable. Es cierto que conoce a mucha gente, pero la ayuda que le prestan esos contactos es más bien escasa.

Campalans y Picasso

Doc 4. Montaje de Aub, con el ”ficticio” Jusep y Picasso.

Maruja Mallo estudio Marid 1936

Doc 5. Maruja entre suspiros vitales.

Por Max Aub, ese maldito artista, sabemos que Jusep sería infiel a Ana María con una chica de vida alegre, que trabaja en un circo que Pablo Picasso frecuentaba durante una época en Paris. Es cierto que invierte la historia, pero Maruja se manifiesta también en esta corista, es entonces cuando Ana María es simplemente Josefina Manresa esperando a que su hombre vuelva allá donde esté, y que le aceptará en cualquier momento, y que continuará viviendo en la ignorancia o al menos eso parece. Cito del propio Campalans: ”De ese silencio nació sin duda lo mejor de sus vidas”.

Josefina Manresa

Doc 6 Josefina Manresa, desde Gerona para Campalans. Perdón, desde Orihuela para Hernández. Y destinado a Barcelona. Quiero decir… Madrid.

A todo esto, decide apellidar a Ana María como ‘Merkel’. Los que matan a formalistas rusos en sus tiempos libres dirían que está clarísimo que este apellido y origen alemanes que atribuye Aub a este personaje, se debe a su origen medio-alemán. Para mí es más sencillo pensar- y me complace- que nos está haciendo un guiño desde la tumba.

Las coincidencias no se quedan aquí. Jusep, ferviente católico. ¡Como Hernández en sus comienzos! El pobre de Ramón Sijé sufrió mucho cuando Miguel desterró en parte a Dios como hizo Blas de Otero, y abrazó- según algunos- la ideología comunista. Sinceramente creo que el lío que tenía Miguel en la cabeza es el mismo que refleja Aub en Campalans. Se rodea de comunistas, se delara comunista y luego el mundo le es indiferente. Estoy firmemente convencida que ninguno de los dos se acogió al amparo de ningún grupo. El ser humano tiende a arroparse con la razón- por lo general- ambos lo hacen, son auténticos, cada uno en su terreno.

Respecto a Pablo Picasso… sabemos que Hernández fue un protegido de Neruda. ¡Vaya! Pablo Neruda. Dos Pablos. ¿Coincidencia? Queridos amigos, ÉSTO ES LITERATURA. Max Aub continua de esta manera en J.T.C, interviene Picasso:

”En la rue Ravignan, en el estudio de Juan Gris o en el de Picasso, era muy distinto, discutía acerca de todo. ”

Sabemos que Aleixandre también le profesó un gran cariño a Miguel. Juan Gris, bien pudiera llamarse Vicente y Picasso, Ricardo Nefthalí o Neruda, que más da. En ambas casas, de ambos escritores se organizaban tertulias con gente de la efervescencia intelectual. Repito, ¿No es todo esto maravilloso? Hace poco asistí a un curso de literatura Hispanoamericana de la vanguardia. Se habló de la relación que mantuvieron ambas constelaciones Pablo y Pablo entre ellos. Es fenomenal.

FOTOGRAFÍA DE GRUPO, CON MIGUEL HERNÁNDEZ Y PABLO NERUDA

Doc 7 . Se aprecia perfectamente la figura de Aleixandre. Hernández es el muchachito primero por la izquierda. Neruda el segundo por la derecha también de pie.

neruda picasso

Doc 8 . Pablo y Pablo. O Pablo besando a Ricardo. Esto es importante en tanto en cuanto Aub proyecta un juego de máscaras y de encierros satíricos. Es una genialidad. Todos tenemos nuestra propia careta.

Aleixandre y Miguel

Doc 9. Aleixandre muerto junto a Miguel vivo.

Mañana continuaré con una analogía a Lorca. Ahora mismo estoy en éxtasis mental.

”- Un pintor siempre se hace solo- decía años más tarde-. Un pintor- seguía- y un poeta. Y si no que me digan dónde se fabrican”.

Edición

Doc 10. Mi edición. No es una maravilla pero es mi Biblia.

Bibliografía:

Jusep Torres Campalans, Max Aub. El libro de bolsillo, Alianza Editorial. 1975
Miguel Hernández. Pasiones, cárcel y muerte de un poeta. José Luis Ferris. Temas de hoy. Biografías. 2002
Pequeñas teorías absurdas con base crítica, Andrea Toribio Álvarez. Ediciones Zarazúa. 2013.

¡La vida cuadra a pesar de vivir en un círculo!

Escrito por: Andrea Toribio Álvarez.

¡Perdonad mi locura!

…Pero es tan bonito…