los cuerpos caídos.

Eras pobre,

tan sólo un pequeño niño pobre

acurrucado entre una manta y un almohadón.

Eras pobre, pequeño y pobre

con las manitas frías de jugar fuera

y las ropas manchadas de barro y tierra.

Eras pobre, pequeñito y pobre.

Los dientes separados, una culebra en el cuello

y unas cangrejeras para no hacerte daño con las piedras del río.

Pequeño chico pobre, pequeño niño precioso.

Ahora tumbado en la cama rompes la noche

con ronquidos de oso cavernario.

La realidad inquieta se remueve entre tus aguas

de piernas, gimiendo estas piernecitas de niñita absurda y tonta.

*

Era pobre,

tan sólo una pequeña niña pobre, mirando

la silueta de un hombre dormir.

*

Lempicka.
Lempicka.

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s