Hay que leer más.

Llevo tres días en casa semi-encerrada con João Gilberto bajito, al término de un trabajo sobre un comentario de un poema de Olvido García Valdés, procedente del poemario Y todos estábamos vivos (2006), que está teniendo en mí efectos adversos: por un lado la odio en ocasiones y escupo sobre la pared pensando “¿podrías dejar de llevar razón, podrías?” en otros me doy cuenta de que se trata de un mero trabajo de literatura que deberé entregar cuanto antes y que, una vez realizada la entrega, las horas que en él he invertido habrán cumplido su misión. (Por favor, hasta hablo de “él” como ente vivo, soy una obsesiva compulsiva). El problema es que para mí no existe la concepción de “mero trabajo de literatura” y entro en un estado anímico muy extraño que tiende a camaleonizarse de forma estúpida con lo que se está leyendo. Y de verdad que a veces pienso que soy la única enferma que se pone a buscar vídeos en Youtube o entrevistas en foros muy 2003 en los que se debate sobre esto o aquello y que llegan, incluso, a interesarme tanto, que me los leo hasta el final. Nunca he llegado a intervenir porque creo que comentar de pronto sería brusco y anacrónico; ganas no me han faltado.

Lo que quiero decir con esto es que, mientras veía uno de esos vídeos en los que llevan al pobre poeta de turno como el santo grial a uno de esos institutos de provincia y son grabados por un amateur, temo que constituyan, que sean simples cápsulas atemporales en las que alguien algún día vivirá porque habrá muerto y toco la pantalla de repente, como despacito, pensando que ya no será en un poema, ni en un cuadro o en un epistolario manoseado. Será en un vídeo y todos seremos muy post-modernos y tristes.

*

No sé, sinceramente, es la segunda vez que trabajo con la poesía de esta gran poeta, porque lo que es, es y lo que no es, no es, en plan Parménides, y se me contagia la sensibilidad del que todo lo escucha, del que todo lo ve. El tiempo. Y perdonad, de corazón, esta salida tan patética y nostálgica pero es que me apetecía contarlo hoy, por ser domingo y aburrirme al escribir la bibliografía.

Unica Zürn es increíble.
Unica Zürn es increíble.

A,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s