Una auténtica sorpresa, ¿eh?

Sí, ha sido uno de los taquillazos del fin de semana y probablemente del mes. No, no ha sido un acontecimiento cultural ni mucho menos; más bien, y creo que sinceramente encasillada, la película basada en la novela erótica de E.L James “Cincuenta sombras de Grey” es lo que es. Por lo tanto -vale- nos hallamos ante un evento acultural y embrutecedor. No entiendo el porqué de tanta decepción, si realmente algún espectador esperaba ver realizados en el cine todas las fantasías derivadas de la lectura de un libro aburrido y poco sutil, error, esta no es su película. Atienda pues a las siguientes instrucciones: vaya a la tienda de electrónica más cercana, cómprese una cámara. A continuación, diríjase al centro comercial o tienda de barrio más cercana en la que pueda encontrar un conjunto que se ajuste a su volumen y al tamaño de su promiscuidad. Llame a su compañero/a sentimental, y dígale que traiga una tarjeta de memoria para la reciente adquisición fílmica. Agarre con pasión a su enamorado/a y arrójele con fiereza sobre la cama o cualquier superficie blandita que acuerden. Follen. Y no se olviden de encender la cámara. ¡Ah! Tengan siempre en cuenta la duración de la batería. (Se recomienda un visionado íntimo)

Ahora hablando un poco más en serio, lo que realmente me avergüenza es que si las cosas sucedieron tal y como la autora cuenta, es decir, si las condiciones de escritura se desarrollaron en el ámbito que se estipula, la creación de esta trilogía se debate entre las paredes de un cerebro de una mujer hastiada debido en gran parte a su monótona rutina y su anodina vida sexual. Y yo me pregunto, ¿escribir tres libros en los que se desarrolla una historia de amor profundamente edulcorada con toques de sadomasoquismo que traten de envolver sin éxito a un hombre de negocios en un aura de misterio es la solución? No. Desde luego que no es el camino. Sobre todo si el personaje femenino encarna la figura de una chica que no ha roto un plato en su vida y que al entrevistar al tipo referido, experimenta un flechazo que ni Diana y accede a firmar un contrato con él, mediante el cual autoriza a practicar sexo del que requiere de aclaración por rozar lo enfermizo y lo sexista, y aguantando pacientemente que se enamore de ella y vivan felices. Lo de siempre. Cosa que, sin haberme leído el libro, sé de buena tinta que ocurre al final, porque pese a las anécdotas guarrindongas, a todas las mujeres, para las que teóricamente está orientado el libro, quisieran leer, como diciendo: Sí, sí, el sexo fenomenal pero quiero mimos.

No creo que existan diferencias netas entre las publicaciones de novelas eróticas que se venden, cada vez menos y qué suerte, en los kioscos de cualquier ciudad con títulos excitantes y nombres de autoras que siempre son Mc no sé qué. Bueno, no es del todo cierto. El mero hecho de coronar las portadas con un intencionado glamour, poniendo una corbata color cobalto o unas esposas le da un toque aún si cabe, más proclive para el destierro. En ningún momento condeno su lectura, por la sencilla razón de que yo misma soy consumidora de subcultura, concretamente, soy una adicta a los reality, y poco me importa el objetivo o naturaleza que deseen mostrar al público, por miserable que sea. Pero siempre tengo en cuenta al menos una cosa: en el momento en el que se veje la libertad de cualquier persona con independencia del sexo al que pertenezcan, raza, orientación sexual o religión apago el televisor. No lo convierto en best-seller y aún menos lo llevo a la gran pantalla. “Está mejor el libro, la película me ha decepcionado mucho” -dicen. Pues no sé si tendremos que darle gracias a la providencia o a quién.

A photo released on December 1955 shows

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s