PeterPanada

Al pintarme los mofletes y echarme máscara en las pestañas esta mañana, me ha invadido una especie de tic nervioso y no he parado hasta que me he deshecho de toda la pintura. Lunares, granitos, marcas y raíces oscuras sólo si te centras en el pico de viuda que me señala el comienzo del pelo en la frente. El resto igual; ayer decidí no peinarme y se me quedó una onda espantosa. Me da igual. Acto seguido me he desnudado casi por completo y me he metido en la cama a esperar que pasase el frío. Con la mano enredada en el pelo he cogido el libro de Woolf, “la poesía sigue siendo un terreno prohibido”, refiriéndose al ámbito que la literatura de, por y para mujeres puede o es capaz de abarcar. El no ir a clase y quedarme así, tan perezosa, tan niña estúpida me colma de estupideces sublimes. “Vístete y dúchate, deja de hacer el imbécil. Que vas a llegar tarde”. Juro que un día de éstos me marcho de casa y vuelvo a la hora de comer para volver a irme y llegar a cenar.

A ver si te compro o qué.
A ver si te compro o qué.

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s