Somos inocentes.

Lo que más me gusta de compartir mi tiempo con alguien es hacerlo sin pretensiones y falsa modestia que reviste al revestir, valga la redundancia, al otro sin ninguna compasión. “Mi amado”, “mi novio”, “mi amor”, “mi persona”, ¿qué hay del tú? ¡El horror verdadero es la posesión! Del tú como identidad quiero decir. ¿Tendrá, realmente, algo que decir en aquello que hemos llamado egoístamente “nuestro querer”? Mira, chico, pues no sé. Pero qué hermoso es quererse sin obsesiones y estúpidos viajes que inutilizan el sexo, bah. El conocimiento básico en nociones químicas nos augura no pocos pesarosos presagios: el enamoramiento dura tres meses. La pregunta es: ¿qué es lo que hay después? ¿Veis? Ha cambiado la pesquisa. Sinceramente, hasta yo querría haber escrito “¿qué quedará de nuestro amor, amor?” De todos modos, lo que más me gusta de compartir mi tiempo con alguien es compartir mi tiempo con alguien.

Marcel Duchamp.
Marcel Duchamp.

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s