Desafinado.

He descubierto: me cuesta escribir en bolígrafo sobre el papel. Parece, a todas luces, que se me hayan cansado las manos sobre las letras y que ya nada tengan que decirme; tampoco tengo qué contarles. Supongo que la palabra tiene razones que la conciencia desconoce. Y desde el principio, nunca, o casi nunca, ha cumplido lo que prometía. Como si estuviésemos groseramente atados a una bossa nova, a un toro sin matador, bah, a nada, en fin, en fin. Nos condiciona la formalidad, la estructura, la métrica, la saliva, los besos guarrindongos, el ir de los trenes. Espera, ah. Pero, ¿vuelven? Qué horror aquello de “la hoja en blanco”, ¿eh?

190-P-20100917072123

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s