Alguien nos arroja hombres sobre los hombros.

(Protéjame esto, proteja esto a quien lo expone)

Y todos estábamos vivos, Olvido García Valdés.

*

Una vez acomodados los límites de la escritura, si es que los hubiera, caminamos perdidos, entre las luces de las tiendas que van a cerrar y los restaurantes, oscuros en su mayoría, que están por abrir. Nos dirigimos sin ningún tipo de rigor hacia cualquier lado, como una mano que camina sobre otra y nos introducimos en lo que consideramos nada por quererlo todo. Una tienda de segunda mano se convierte en cualquier cosa que signifique querer siempre, sin obsesiones. Por eso tiene sentido que las cosas que han sido vividas una vez lo sean una segunda, y que nosotros, meros re-constructores de los vacíos perdidos nos hagamos cargo de volver a encontrar al resto con lo hundido. De rechazar una pequeña maleta de piel por parecernos pequeña. De decir que no a una camiseta de un grupo triste y neo-folk que nos parece nueva. Y de sospechar de todos aquellos que deciden abrir una tienda de dichas características en un núcleo geográfico abandonado y solitario, a veces aplastado por una lágrima, una lluvia espesa y tórrida que es la misma ciudad, que como he dicho en mil ocasiones, nos devora lentamente. De sospechar por su color vocal, su acento terriblemente argentino, y nuestra contradicción de entrar en un sitio -tarde, mucho más tarde, cuando tengamos la boca en llamas y nos sangre de puro odio a todo lo de “allá afuera”-, en el que nos pondrán una hamburguesa terriblemente yankee, estableciendo un monólogo de abismos, impartiendo una clase de historia, y es que todo es política en el amor. Todo es política, mi amor. Y tú, sin embargo, te ves tan sereno siempre, te ves tan tranquilo ante todo esto, que desconoces que eres el hombre que salva el mundo, una vez y otra, y siempre de nuevo el mundo. El mundo, mi amor, que es política. Es una política del amor. Es una historia de violencia, te digo. Señalas con tu dedo ,mientras tanto, el asfalto. Mojado. Y me escuchas.

El hombre que salvó el mundo.
El hombre que salvó el mundo.

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s