[3]

Capítulo 3, “Se ríen”.

Bien. Lo que quiero decir, es que no seas tonta. Los hombres que quieren ser ‘’tus amigos’’ o al menos tú los consideras como tal, no lo son. La amistad debe ser bidireccional, o sois amigos los dos u os queréis de otra manera. Si uno de los dos se da de baja en la línea, ha emprendido un viaje a Moscú de ida y no de regreso. Sólo digo que… Pues me he dado cuenta de que le quise mucho, pero que cuanto estuvimos juntos no se lo demostré, le hice mucho daño. Ya. Pobre, erais jóvenes. No, no éramos jóvenes, yo era una idiota y bueno la versión que conoces de mí ahora es un poco más… Diferente. Diferente yo era otra. Y tú, ¿tú quién eras? Yo creo que siempre he sido la misma, vamos desde que conservo la memoria… que es a veces tan poca… no recuerdo ni lo que hice ayer, y hasta en ocasiones pienso que debería comprarme una agenda, pero yo creo que eso no es para mí.
Ya… yo también llegué a la misma conclusión, pero parece que no puede ser. No. No puede ser. Al final… Al final, ¿Qué? No recuerdo cómo he empezado a contarte estas tonterías de cuando era una estúpida. ¿No lo sigues siendo ahora?

Capítulo 3.
Capítulo 3.

Andrea Toribio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s