Intersección al alba.

A aquel a quien, aunque en sueños, como Hades raptó a Proserpina, ¿qué puede parecerle sino sueño el amor de cualquier mujer del mundo?- F. Pessoa.

Como astros mojados
por el horizonte
galopan
pieles salvajes
hasta el orgasmo lunar.
Llegan y derriban
olas y puentes
nubes y estragos
de besos
Muertas y a salvo,
como palabras
divinas.
Buscan
un cálido
aliento de arena
en el que poder
naufragar
y llorar
al amor,
más allá
de los límites.

Murmullaste
y me extinguí.
Seguiste
azuzando el fuego
y
de lejos
un bosque oscuro
guiaba el camino
de la montaña.
Lucero el ocaso,
un día más.

Despierto y no te encuentro,
soñaba.

DSC_0259

a,

Reflexión nº4.

Innumerables son las veces que nos fijamos una meta y la apartamos sin remordimiento. En parte me he dado cuenta de que no funcionaría como yo quisiera lo de “Qué ocurre en Sinaloa” porque no soy constante y es un hecho. Me limitaré a escribir lo que quiera diariamente. En el fondo todo lo que escribimos como explicándonos, no son más que actos auto-referenciales y estoicos al son de “sí, he ido a la nevera y me he tomado una onza de chocolate, qué pasa”. Y chapó. El haber estado disfrutando de un momento tranquilo en Granada estos dos últimos días ha influido un tanto en mi ausencia.

Casa antigua, Albaycín, Granada. Mayo 2014.
Casa antigua, Albaycín, Granada. Mayo 2014.

a,