“Así todo” (2)

Me sentía ridícula esperando el autobús. Como si siguiera allí, en esa habitación desnuda frente a él, un él que me miraba sin intenciones. Era un deseo distinto. Esa noche había sido elástica. Cuando subía una y otra vez hasta la cima pensaba que tal vez, y sólo tal vez, aquel chico sería algo mío en algún momento de ese futuro que yo me imaginaba. Alguien importante para mí. Y de verdad, de verdad que lo sentí. Lo estúpido que puede llegar a ser el ser humano en cuanto lee de la boca de alguien un gesto cómplice que no es más que un beso. Un beso. Mucha gente vende su alma por algo tan sofisticado. Me produjo un escalofrío, como cuando tras cerrarme la puerta en la cara, giré sobre mis pasos y eché a andar hasta el ascensor. La moqueta del pasillo daba asco. Una zapatilla se me quedó pegada en un tramo, llegué a pensar que él había salido sin que yo me hubiese dado cuenta para pedirme que volviese a la cama y simplemente dormir. Recordé uno de esos malditos estereotipos americanos. Sí, esa gilipollez me vino a la mente. Qué pasa. La de una chica que va a un cementerio y tiene que pasar la noche allí para demostrar que es valiente y conseguir cierto nombre entre cuatro imbéciles. Pero detrás de mí solo llevaba un muerto que parecía un fantasma desierto y asfixiante. Llegué al final del pasillo y me di la vuelta completamente. La puerta no se abría. Y yo esperaba. Me dije, venga, llama al ascensor y te das la vuelta. Pones un gesto serio y cruzas los brazos. Abrirá y vendrá a buscarte desnudo, riéndose y te cogerá en brazos. No ocurrió. Y yo pensé que sí, que lo haría. Entendí que era una mera fantasía sexual, que el ascensor no funcionaba y que no sabía leer. “No funsiona”, ponía en mayúsculas. Tú sí que “no funsionas” cerebro perturbado. Busqué la salida de emergencia. Era una puerta gris con un ojo de buey. Tiré fuerte y no se abría. Descarté, desde el primer momento, ir a la habitación del judío y hacerme la tonta. Iba a ser ridículo. Me asomé a la ventana y me caí de espaldas. Un chico abrió la puerta desde el otro lado. Cerré los ojos y estaba de nuevo sobre la moqueta. Me faltaba mi pie izquierdo. Habíamos estado tirando a la vez. A ver si la próxima vez no me encuentro con alguien tan fuerte, me dijo. Me llamó Andrés y soy amigo del tío con el que has pasado la noche. Ayer estabas bien de bien. Eres bonita. Me sonrió y se marchó. Mi mano era un hierro fuerte y áspero que sostenía la puerta. Las fuerzas me flaquearon y casi vuelve a cerrarse. Logré colarme y entrar en un hueco aterrador, una especie de escalera. Agarré fuerte el bolso, como si aquello fuese a funcionar. Bulto no identificado dentro. Cuando llegué a lo que parecía ser el hall pensé en sacarlo, pero no era el momento. Rafa estaba allí. ¿Qué tal la noche? No le contesté. ¿Eh? Le miré como diciéndole “ y a ti qué te importa, pervertido”. Me dio una tarjeta que tiré al salir. Por si alguna vez quería hospedarme allí. Una larga temporada. Siempre. Ven cuando quieras, escuché en la lejanía tras cerrar la puerta de la pensión. Una vez en la calle me pregunté si el muy idiota se había dado cuenta de que el nombre con el que había bautizado su nido superaba la antípoda de lo risible. Harcadia. Sin comentarios y con una h que no sabía muy bien de dónde salía. ¿Qué tipo de conciencia social podría tener este espécimen que…? Me puse las gafas de sol y mi mano tocó el bulto. Una mujer se chocó conmigo. Tenía el pelo enmarañado y mascaba un chicle como si la vida le fuese en ello. ¿Le iba? Tal vez. Imaginé la goma rosa de nuevo, subiendo y bajando desde los dientes de arriba hasta los de abajo. Desgastándose y quedándose entre sus labios. Me dio tanto asco, que lo asocié con mi yo pasado en la cama del judío. No, ese no era el tipo con el que querría estar, desde luego.

Breaking bad, buena serie en la que invertir tiempo y ganas.
Breaking bad, buena serie en la que invertir tiempo y ganas.

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s