27 de marzo.

El martes el bolígrafo se movía encima de la mesa. Fuera sonaban tambores, gritos y cantos. Salimos y una masa de gente vestida negro llevaba pancartas y palos en la mano. Recogimos y nos fuimos a casa. Los policías se quejan en Moratalaz, enterramos a Suárez, y ayer las universidades estaban abarrotadas de silencio. Hoy en la Autónoma cercando las salidas, antidisturbios y un rector que da la callada por respuesta. Esta tarde manifestación, quién sabe, será historia. Si todas las fotos que he ido viendo estuviesen en blanco y negro pensaría que estamos en los setenta.

Ahora dime, Mariano, presidente del gobierno. ¿Dónde estás?
Desde luego que sí, los que se quejan son cinco o seis.

¿Y sabéis qué es lo peor? Que como siempre ha ocurrido en este país, hasta que alguien muera no ocurrirá nada. Y a los que disparen, sean del bando que sean, los que pongan las pistolas en su mano, no sabrán qué es una bala ni de qué color es la sangre.

1395916028599

A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s