El sofá de Cristina.

Reconozco que ayer mientras veía la entrevista que Risto trataba de hacerle a la delegada del gobierno, ésta llegó a convencerme. Los diez primeros minutos. Y yo la miraba hasta con cierta comprensión, y pensaba, ”la pobre, que tiene en contra a algunos miembros de su partido”, ”la pobre que mientras estuvo al borde de la muerte recibió numerosos mensajes poco afortunados desde todas las redes sociales habidas y por haber”. Recuerdo que en la televisión aparecieron imágenes de concentraciones improvisadas a la puerta del hospital público en el que se encontraba, cantos de: vete a la privada, Cristina, vete a la privada. El caso es que previamente a la entrevista, fue presentada como una: agnóstica, republicana y a favor del matrimonio homosexual. Me quedé pasmada en cuanto citó a Borges refiriéndose a todo el daño que pudieran haberle ocasionado, hablo del daño emocional, manifestantes y escraches: El odio y la venganza sólo se entierran con olvido, o algo similar me pareció que mascullaba. Lola me ha dicho que la gente que cita a Borges no tienen por qué ser buenas personas, y he caído en que era cierto, y por supuesto, en que los políticos habitualmente nos mienten y por tanto he concluido que tal vez se lo hubiera preparado.

En cuanto han pasado los diez primeros minutos, como digo, he tenido que enfadarme, entiéndeme Cristina, me he dado cuenta. No puedes decir que eres ”tantas cosas” contrarias al posicionamiento que mantiene el partido que te da de comer, tal vez sería mejor que creases otro, como hizo Rosa, que parece que no le ha salido del todo mal al contar entre sus filas con un tipo que no para de hacernos reír: Toni Cantó.

A propósito de tus ”participaciones activas” en manifestaciones, diré que no sé hasta qué punto del porcentaje de energía que requieren, llegaste a cumplir las expectativas, no en especial por ti, pero sí por gente como tú se debería crear un barómetro que regule el nivel de ciertas acciones, como las barritas del ordenador cuando creamos nuevas carpetas. Manifestarse, dar cuatro gritos, recoger todo y a casa no es manifestarse, créeme, o pregúntaselo a la Real Academia. Creo que Risto fue suficientemente explícito cuando recordó, como hace siempre: Si haces algo y a nadie le molesta, no ha servido para nada.

En cuanto a lo de ”la policía pone orden, y yo creo en una sociedad regida por él”, verás, no es del todo cierto. Yo también, y otros, creemos y confiamos en el orden social, pero a base de diálogo y no de palos. Y ya para finalizar, claro que a nadie benefició lo de ”acampar en Sol”. Fue algo que molestó, molestó muchísimo al gobierno pero bueno, como dices, permitió que se apareciese la ”ley de transparencia” de la que dudo bastante, permíteme. Por ello me pareció circular, cerrando un ciclo digamos, la entrevista de Risto. El caso es molestar.

Cristina Cifuentes y Risto

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s