Herencia

Recuerdo, en mi más tierna y cruel adolescencia, que me gustaba estudiar francés. El acento fingido de mi lengua sobre cada palabra parece casi de mentira. Tal vez tenga que repasar la fonética, pero fonética de qué si en mi vida me lo he tomado en serio, tan sólo quise hablar esa lengua y otras tantas. Delante de mi una hoja de papel reciclado con unas preguntas que incluso mi hermano podría responder por mí y haría sustancialmente mejor. Pero bueno, cada cual sirve para una cosa en la vida y la mía no es comprender cómo de pronto he abandonado le cherche de l’amour.

Lo que fue un estudio constante durante cinco años se tradujo en un bonjour, je m’appelle Andrea, el primer día de esta asignatura. Por eso pienso que las almas viven en patios circulares de recintos cerrados, y que el logro reside en salir de ellos sin daño y habiendo aprendido cosas que no tengamos que poner de manifiesto a no ser que se nos provoque o se nos incite a pensar en contra de nuestro personal caldo de cultivo. Si tuviese, por ejemplo, que demostrar que sé construir sintácticamente frases cuyo contenido advierta hipótesis diría:

L’hypothèse sur le futur:

Si soy humana, durante el invierno sentiré frío. Sino seré un oso polar blanco y arisco que vendrá a comerse los manuales de gramática francesa.

L’hypothèse sur le present:

Si vine al examen, querría que al menos sonrieras a la española. Sino me temo que tendremos que retomar la Pepa y descubrirte como afrancesada de un partido neoliberal, conservador y de Botella.

L’hypothèse sur le passé:

Si hubiera dormido la siesta, habría pensando que sería mejor no escribir nunca jamás nada, por ahora. Sino tendría que mirar mi jersey rojo negro y blanco, que me gusta, y dejar de compararme con tu pantalón de talle alto de ejecutiva. Pero que viva la jerarquía entre profesores y alumnos, gracias por enseñarnos que ir a la estación es irse a la porra, es decir: Á LA GARE!

Otra expresión que esta lengua no recoge o contempla es la suposición de llegar a casa y que tras un examen haya puré y pescado. Puré lo dejo tal cual, que la tilde le aporta ese toque chic del français, pero el pescado es poison que se parece al anglicismo poisson, que es veneno, madre.

IMG_0341

Tened cuidado porque en francés no es lo mismo decir ”voy a darte un beso” a ”voy a hacerte el amor”, aunque parece ser que a primera vista, lo segundo escrito, bien pudiese decir lo primero no obstante, my coloquial y vulgar. No entiendo qué le ven de malo los franceses a cualquier manifestación húmeda y cariñosa. Rien, de rien, mon frére!

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s