«…en el principio, así mismo, el fin»

quédate para ver las yemas, los círculo de arena,
mi dedo encendiendo tu cuerpo
ya ligero, deformado, callado,
inmaduro, peldaños sueltos, pisadas como
bombas, piedras rotas y agua brotando
de ellas, como una flor. Vive.

IMG_0203

a,

Nos vemos en unas horas, Barcelona. Tengo ganas de verte.

Anuncios