La nuca nunca miente lunar de plata.

Te acabo de ver subiéndote al autobús con ese insigne uniforme escolar que te perseguirá siempre. Para nunca volvértelo a poner en un par de años, si es que todo fuese bien. Camino tras tu trote disperso de adolescente imbécil, una mochila de marca y un abrigo de también capitalista y dudosa moral te siguen, una universitaria pensando también. Y así cruzamos el puente de alambre que corta el cielo en dos pedazos fríos y sin color que guardo en una fotografía en mi teléfono.

Desembocamos en una escalera de piedra, no Jorge Luis, que no se bifurca. Tu nuca de niño nunca miente lunar de plata, viene uno de esos soplidos de viento que te eriza el pelo de la espalda. Dudo siquiera de ello, los jóvenes no le tienen miedo a nada, bueno, miento, es mentira, me concentro y atestiguo que sí, nos tenemos miedo a nosotros. Un adolescente sólo puede ser destruido por otro, no es casualidad. Lo que nos diga un +30 no nos interesa, salvo que sean drogas, alcohol, libros de pornografía, a decir verdad cualquier cosa que tenga que ver con la pornografía y libros como objeto dividido en una superposición de planos. Tú mismo chico, tú mismo contienes multitud de perspectivas. Primero la tuya, que miras hacia delante, que te has convertido mirada de chico en ojos de chica joven universitaria sin trabajo y en pensión completa aún viviendo en su casa. Segundo la mía a través de la tuya, que es diferente y no igual. Yo veo la parte de atrás de tu mundo, la que ignoras a la que caminas. Torpe, que eres un torpe. Dios, eres un torpe. Tendríamos que tener una mente extra-sensitiva y mega-sensorial. Todo nuestro cuerpo debería sentir la atmósfera que se nos cuela entre células de esponjosa gomaespuma. ¿Por qué no nos has hecho así? Es verdad, para que dar besos no sea tan incómodo siendo nuestras cabezas bolas de nebulosos nervios.

Por el mismo motivo que no le toco el hombro a ese chico que he visto pasear por mi barrio y que está saltándose el colegio y le digo, aún tienes tiempo, huye, huye, no vayas más que a donde te apetezca, estudia como esa panda de macarras en la universidad de la vida y haz todas las actividades extra-curriculares que quieras, ¿Nadie habla de un currículo-periplo vital ahora o qué? Ah vale, vale, que no sirve para nada. Sé que se giraría disgustado por haber sido interrumpido mientras pensaba en una universitaria que le ha entorpecido el paso, me diría que dejase las drogas y que si tengo un piti. Pero me niego a pensar que me diría eso. Prefiero que rompa con el conocimiento de la historia, la verdad de la ciencia y el devenir de la literatura con un irreverente y poco correcto: Cállate, puta.

Fotos Madrid 1

a,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s