Somos humanos, toda una novedad.

Nela, ¿Sabes una cosa? Como no habíamos aprendido lo que es ‘caer’ hasta que nos hemos ‘levantado’ nadie puede reprocharnos el no haber sabido apreciar la vista que hay desde aquí arriba. Y la verdad, se vive bastante bien. De todos modos, ¿Por qué no íbamos a ser felices? Al menos que en nuestra cara aparezca sembrada esa parcela de lo feliz como la tierra de los abrazos. Es hermoso así, sin preguntarnos ni cómo, ni por qué: vivir.

corte-por-héctor-quintela

a,

Anuncios