Espadas como labios

Durante cuatro años he deseado que llegara un momento. Mi vida no ha sido monopolizada por tal visión, era una espera silenciosa, latente siempre, que esperaba su sitio en mi memoria. Afuera hacía frío y también llovía, en la cocina mi desayuno, como todas las mañanas. He vuelto a llegar tarde, he entrado en clase y me han dado los buenos días. He esperado pacientemente a que finalizara la explicación breve, los últimos apuntes sobre un libro que llevábamos discutiendo varios días y por fin, por fin, ha aparecido el grupo poético del 27. Entiendo que muchos pensaréis que es una excentricidad mía, un fetiche, pero no. Suena absurdo y hasta casi te dan ganas de tacharme o abofetearme, pero yo soy con ello, es una de las parcelas de mi deseo. He masticado cada palabra, sonreía cada vez que escuchaba los nombres de aquellos poetas y hasta me ha alegrado recordar el nombre de algunas mujeres que he podido leer, y que también conforman esa época, los años veinte, los treinta de nuestra cultura, de nuestra historia, ¿Quiénes nos creemos para renegar de los hombres y las mujeres que hemos sido?

Lo cierto es que al terminar la clase, me he sentido estúpida, casi vacía, porque he entendido que el momento que uno quiere apenas dura unos minutos, casi se diluye en un abrir y cerrar de ojos. Yo sé que existen voluntades, vocaciones, deseos, pasiones y necesidades que el hombre por su naturaleza debe cubrir, pero quizá alguien debiera atribuir un nuevo término a la adhesión de un alma de forma completa al estudio de la palabra humana cuando se convierte en tiempo y perdura a través del mismo en un medio tangible. Pude que durante este tiempo haya sido una estúpida que cree que en la literatura, uno encuentra el modo de vivir y las soluciones más básicas a los problemas que uno tiene. También deberíamos tener en cuenta la puerta de escape y primera huida que se nos facilita al sumergirnos en una lectura casi lujuriosa de cualquier libro que nos llame. Puede que a estas alturas la literatura se haya convertido, con toda probabilidad, en otra cosa. Es así mismo más que probable, que ni si quiera se me dé bien, que tan sólo sea un mero pretexto. Pero entiendo que será algo similar a lo que ocurre con las cuestiones del corazón, porque después de todo, espero que nadie se atreva a decir que a día de hoy es posible escoger a quién dejar de amar o por qué empezar a hacerlo.

Ha terminado la clase y he sentido que debe haber algo más. Con toda esta divagación, lo único que trato de expresar es que la vida debe constituirse de metas y caminos a los que uno debe aspirar sin miedo, con paciencia y mucho esfuerzo, sabiendo que el verdadero sabor y olor natural, la esencia de aquello que se quiere conseguir debe saborearse en el proceso hasta llegar al mismo, contribuyendo a la felicidad de los pequeños logros diarios, porque cuando llegas al encuentro del día D, no creamos que será la verdadera dicha, siendo un fiasco. El camino debe nutrirse de experiencias, de lugares, de personas, de viajes, divinas palabras, amor, tristeza, pasión y sueño. Bares, escapadas, negaciones y reflexiones (sin mucha trascendencia, que luego ya se sabe), arte y moda. Superficial Vanguardia y profundidad dialéctica.

Al principio me he sentido algo triste, porque he pensado, bueno, bien, ¿Y ahora? ¿Ahora qué? Pues ahora, ahora es el momento de seguir hacia delante, de plantear nuevas rutas y de seguir adentrándose en la vida que uno ha elegido vivir. Ésta es la mía. ¿Cuál es la tuya?

Man Ray

Fotografía dadá de Man Ray.

”…Adiós
Bajo las sombras
por entre las ruinas y los pechos
tropezando en esquinas o en latidos
sombra luna pavor velando pasan
mundo
(adiós)
trasladado
(amor)
remoto

”Ni una gota de tristeza es pecado” a Luis Cernuda, ”Espadas como labios”, Vicente Aleixandre.

a,

Anuncios

Un comentario en “Espadas como labios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s