Día 11. Tribunal de mujeres.

Nos hemos convertido en una especie de género estúpido.
Dicen que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, y acompañado de una multitud de carpetovetónicas expresiones similares, así hemos seguido. Si lo dicho anteriormente es cierto, entonces podremos decir que el cotilleo es el deporte por excelencia desde que el hombre es hombre, es decir, desde que Dios quitó una costilla a Adán para que saliéramos nosotras diciendo: ¿Sabes que fulanita es un zorrón?
Nos hemos empeñado en comenzar una guerra contra nosotras mismas. Que si es tal, que si es cual, que si mira lo que ha hecho, pues a mí no me parece bien bla bla bla. Yo creo que debe ser muy fácil, de hecho LO ES, opinar, hablar sin un ápice de empatía sobre otra persona. Yo lo hago. Realmente no creo que nadie llegue a comprender a otra persona, no creo en el ponerse en el lugar de otro. La empatía es sólo un término, una palabra. Al igual que leer a Whitman en inglés o hacerlo en español. Es lo mismo, pero… ¿Lo mismo significa igual o simplemente parecido? Cuando alguien nos cuenta su historia es muy sencillo divagar, volar sobre soluciones. Alguien objetivo siempre va a beneficiarnos. Pero es una lástima que la objetividad sea tan profundamente… tan jodidamente difícil. Nunca llegamos a serlo cien por cien.
Reivindiquemos un poco más la autonomía. No debe importarnos lo que hagan unas, lo que hagan otras. Debemos ser en libertad. Que cada una haga lo que quiera. Ser una golfa, pasarse al otro bando, cambios físicos, estupideces varias, novios vacuos, piercings, estudios… ¿Qué debe importarnos? Tenemos que contar con estar bien, ya no sólo con ser felices, si no sentirnos agusto. ¿Tú estás bien? Pues olé tú, que eso es lo que cuenta. Ya veremos mañana. Deberíamos preguntarnos por qué criticamos tanto, por qué hablamos, murmuramos… son detalles que generan polución social. Podemos obtener respuestas variadas del tipo: Vale, lo acepto. O quizá: No si a mí me da igual lo que haga con su vida PERO… Esto es el problema amijos y amijas. Siempre hay un pero. Que nos fastidia. Claro que no es envidia, es ese… ¡Ay! Yo no tendré ocasión de hacer eso, porque me de la gana, porque sí. Hay ciertos comportamientos que algunas personas tienen limitados, por temor, llámalo x. Pero así es. Hay algunos desmelenamientos que no están hechos para algunas personas. Puede que esas idas de olla estén mal y moralmente sean una basura que contribuye a producir esquizofrenia colectiva pero… en fin, al igual que no existe un controlador de la ética, no siempre encontraremos respuesta para preguntas genéricas como las de por qué un chico si está con muchas chicas es un listillo y porqué si una chica lo hace es demasiado lista. Esto va muy en la línea de esas personas que viven sus vidas y caen bien a todo el mundo. A esos pobres angelitos no les va bien nunca, porque ni llueve a gusto de todos ni a todo el mundo podemos caerle bien. Esto es así.
Podríamos probar a dejar de lanzar piedras contra nuestro propio tejado y anular el género. Que en ambos casos esté regular y punto. Y diréis… que esto…es demagogia barata. Lo es. Pero… yo creo que cada uno debe hacer con su vida lo que desee, lo malo es que todo lo que hacemos tiene consecuencias. Otros demagogos lo hicieron antes que yo: Que cada uno apechugue con lo suyo.
Destruyamos el género y convirtámonos en una humanidad continua. Que cada uno se ocupe de su moral. Dejemos de preocuparnos por el culo de los demás y mirémonos un poquito a ver si somos perfectos y por eso podemos escupir propaganda rosa entre anónimos.
Esta utopía cursi e inalcanzable se me ha ocurrido hace nada y menos. Quizá todo nos iría bien si fuésemos más de frente, no sé. Si fuéramos claros. La verdad es muy jodida, más si viene de la gente a la que quieres. En ocasiones es lo único que nos apetece escuchar y deberíamos empezar a plantearnos por qué la necesitamos. Muchas cosas irían mejor si el mundo tuviese un ombligo y no seis billones.

Escrito por alguien bastante pinche pendejo cabreada.

DSC_0075

Y si es tan fácil… ¿Por qué nos cuesta tanto?

Perdonadme, estoy leyendo la correspondencia de Gil de Biedma y me irrito.

ÑAAAAAAA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s