Día 9. Hospital y registro.

Cuando yo hablo de maldiciones gitanas, de karma, de mala suerte, de mal fario, de todo y de nada no me equivoco. Está bien claro que a mí me ha mirado un tuerto o una tuerta en algún momento de mi vida y que el remedio o no quiere aparecer o simplemente no existe.
Volvía de ver a Lola ayer en mi autobús favorito, el 133. Coincidí en la parada con la hermana de alguien. Esa misma tarde volví a verla en la Vaguada. ¿Nunca os habéis planteado semejante estupidez? Yo continuamente. Sabes quién es alguien. Ese alguien sabe quién eres. Pero los individuos sólo se miran, ni abren la boca siquiera. Oye, ¿Eres fulanita? Sí, ¿Tú eres Menganita de tal que vas a (un sitio al azar) con (cualquier persona)? El mundo es un pañuelo llenito de mocos.
Me bajé en la parada de arriba de casa, que me gusta más. Esto no tiene importancia, pero me apetecía decirlo. Más que nada porque cuando llego a la esquina y espero que me dejen pasar los coches por el paso de cebra ese infernal sin semáforo, pongo cara de intelectual muy intensa, como si alguien fuese a hacerme una fotografía como la de los Beatles de Abbey Road, y otro pusiera un pie de página: Chica joven cruzando la calle.
Por la tarde fui a dar una vueltecita. La sección de discos de El Corte Inglés es lamentable. En el número uno, tienen un CD de una muchacha que se llama Violetta, con dos ‘t’ porque debe ser más chic. El disco está firmado por Disney (Risa de Goofey, Ahia, ahia, ahia). En el número dos Pablo y en el tres Alborán. Qué acaparador… También encuentras cosas del tipo ”Cantaditas verano 2013”, donde varias muchachas, escoria de Mordor, gambas, salen sin vestir. Inquietante.

La sección de libros da pena. Mucha lástima. Por Dios.

Ya en la planta alta, donde los restaurantes fui a comprar un McFlurry, que me encantan, especialmente el de caramelo y MM’s, pero decidí salir por la terraza e ir a Cullera, una heladería de toda la vida. El antojo de dulce fue más que nada porque como mi cuerpo es una atrocidad, es un monstruo, es inestable, se rebela cuando quiere o se revela y se hace fotos, sentí que me estaba dando un bajón de tensión de esos guapos que me dan a mí. Fui por la escalera esa medio Jumanji de la Vaguada, ¿Sabes cuál te digo? Total que…
Me lo tomé y todo muy bien. Me senté en el césped del parque de la Vaguada y unos idiotas con guantes de boxeo se quitaron la camiseta para exhibir la ausencia de abdominales y su culo doble. Adorables. Antes de esto volví a ser atacada por un perro, al menos él lo intentó y casi se me cae el helado. De esto que de pronto me empiezo a sentir mal, mal, mal. Aguantando estoicamente. Me fumo un cigarro, qué malota soy joder, y qué inteligente también, ¿Eh?
Saco el teléfono después de estar tres horas sin mirarlo, puñetero milagro, y marcho para casa. Andando encorvada, medio muerta y de pie. Las súper nenas-abuelas en el semáforo. Una mujer que trata de esconder su edad vistiéndose como una joven. Gente rara. Personas tomándose un café. Yo más mareada que la china de mi barrio cuando van los niñatos a pedir alcohol. Llego a mi portal, me despido rápido y mal. Los abrazos deberían ser no durativos como los predicados marcados con una partícula de polaridad negativa como ‘hasta’. Perdonadme, mañana es la revisión y lo tomo como un síntoma de la enfermedad.
Subí doblada en dos en el ascensor. Me miré al espejo, que tantos defectos saca. Vi a una chica con el rostro totalmente pálido, los labios secos y blancos, el pelo hacia atrás y todo el maquillaje corrido del sudor frío que me estaba cayendo por la nuca. Abrí la puerta del ascensor de forma violenta y ahí estaba mi madre. Dice que me puse a llorar como un bebé. Fui corriendo al baño, dije adiós al helado de nata y oreo y me tiré en el suelo encogida con un dolor ”en la zona abdominal” que suena más científico que creía que me estaban matando. Como si me estuviera alguien apretando las vísceras y haciéndose un zumito. Mi madre me dijo que como le dijera eso al médico se iban a reír de mí. Bueno. Es divertido. Diez años estudiando para que una niñata venga: Doctoooooor me dueeeele…. ¿Dónde? Aquiiiiiiií….
Llegué a urgencias rota en dos, vino una enfermera con una silla de ruedas que me llevó a una sala donde había mucha gente enferma. Me tumbé doblada en una cama y me pusieron una cosa en el dedo y un medidor de tensión. Enfermera, ¿Cómo está la tensión? ¡No hay tensión doctor! Me alegré porque recuerdo que pensé que iba a ir rápido. Estuve más de media hora aterida de frío, porque como es verano me gusta ir semidesnuda, sin que nadie me dijera nada, más que una enfermera que me preguntó que me había pasado. Verá… es que estaba dando una vuelta y de pronto empecé a notarme mareada, como cuando me dan bajones de tensión… decidí tomar algo de azúcar y me pegó un golpe increíble. Frío y náuseas. De lo que le dije nada sirvió. Cuando le preguntó el médico le dijo: Se ha tomado un helado. ¿Quién iba a tomarme en serio señorita? De repente vino una enfermera, cuando yo ya estaba en el limbo y me dijo que me iba a poner una vía. Mierda, con lo poco que me gustan las agujas. Parece que mi brazo derecho no es muy amigo de los pinchazos y no se dejó. Tres o cuatro pinchazos buscándome la vena, ¡Yuju! Se fue al brazo izquierdo y a la segunda fue la vencida. Pero con una aguja para niños, que tengo las venas muy finitas, ¿No te lo habían dicho nunca?- me dice. Pues no. Juro que cuando empezó a gotear el antium dije A L E L U Y A. Me he muerto y esto es el cielo. Me trajo un bote de los de hacer pipí, mal lo llevamos. Me sacaron sangre, yo desfallecida ahí… exagerando y todo. Sola. Con un señor en la cortina de al lado con una afección similar a la apendicitis pero en el otro lado, hay que ver cómo nos engaña la máquina que movemos a diario. Al otro lado una señora hablando con su nieto que estaba de Erasmus en Glastonbury o como se escriba. También estaba su hija. Era no se qué de un riñón. La ”hija” no era joven, a pesar de su edad le dijo: Mami, recupérate pronto que tenemos que ir a la playa.
Al rato se acabó la droga, hice pis y me fui a casa con un papel y una recomendación para el médico de mujeres. Qué fenomenal. El médico se llamaba Jesús. Es curioso porque tenía cara de Juan.
Llegué a casa, hablé por el móvil, leí a Bolaño y a dormir.
Me he levantado esta mañana prontito y he corregido el manuscrito de mi ¿Libro? para ir al registro de la propiedad intelectual. Lo he llevado a imprimir. Me lo han encuadernado. He ido andando por la calle con mi madre como si fuese una anciana. Fuimos en coche al centro y andando hasta el edificio enfrente del Congreso. Nos hicieron pasar un control y una señora me preguntó ¿Va a registrar usted una obra literaria? Hombre… yo no diría tanto. El color que perdí ayer lo recuperé. En la salita, un hombre raro, raro, raro con una chica joven extraña, marciana, original. Un escritor cuyo libro estaba sin paginar y una familia. Ella se parecía un poco a Almudena.

Una vez dentro, el funcionario me atendió de mil amores. ¿Es una obra de teatro? No. ¿Es una novela? Bueno, podría decirse que sí. ¿Qué es? Es una especie de… bitácora… es diferente. ¿Es un guión? No, no, es la vida de alguien…
La extraña pareja se sentó al lado con otra compañera de este hombre. Tenían en las manos una especie de manuscrito que ponía algo sobre un proyecto de vida confirmando su pertenencia a una secta. Como iba diciendo, el señor un encanto. Su hijo también estaba tratando de publicar. Viven cerca de casa.

Al salir del edificio me he sentido feliz. He llamado a mi amiga Irene. Había que poner en marcha la operación ‘Camino de Santiago’. Ahora contamos con dos viajeros más.

Ahora mi hermano como ha venido de unas convivencias se pasa el día cantando: ”Nada nos sepaaaararáaaaaa… nada nos seeeepararáaaaaa… del amorrrrr de Dioooos, (coro) del amor de Diooooooos”. Fantáaaahtico.

Andrea.

DSC_0071

Lola y extraña, interesantes 2.0, Azotea del CBA, Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s