Día 7

Acabo de venir del examen de sintaxis.

GRITO DE ULTRATUMBA,

ESTREMECEDOR.

Creo que ahora estoy fatal, porque cuestiono todo lo que escribo. No sé si las estructuras están bien hechas, si soy una leísta incurable, si mi letra es un bostezo, si mi caligrafía es un tortazo si mi pragmática está de capa caída y mi redacción son diez puntos para Griffindor. No lo sé. ¿Cómo te ha salido el examen? Ha sido la pregunta más recurrente cuya respuesta unánime ha sido un enorme: No lo sé. Soy plenamente consciente de que aprobaré la asignatura cuando ella quiera. Puede que muera antes. Yo. Ella ni idea.

Aprovechando el ofertón de la biblioteca he sacado siete libros, de los diez posibles. Y hasta septiembre, qué bonito suena joder. Evidentemente me he llevado los de Bolaño que me faltan, unas cartas de Gil de Biedma y cosas de mi Max. Vamos, vamos que me lo quitan de las manos.

¡Ah! El examen. No era difícil, pero ahora no puedo quitármelo de la cabeza. No tengo ni idea, ahora viviré sin vivir en mí hasta el jueves que salgan las notas… mejor voy a dejar de pensar que es lo más sano.
Hacía un montón de tiempo que no me sentaba a fumar en el césped del módulo cuatro, lo recuerdo con mucho cariño. Así que un par de amigos de clase y yo hemos vuelto. Ha sido bien. Es bien. Luego nos hemos tomado un café. He visto por el rabillo del ojo las trenzas de chocolate. Si estudiáis en la UAM, id a Filosofía y Letras y la pedís, en la cafe pequeña, donde Luis. El jueves pase lo que pase cerraré la temporada con una. Si es que apruebo, una alegría para el pecho por lo bien que lo hemos hecho y si no pues bueno, las alegrías con chocolate son algo menos malas.

Esta noche a ver si con un poco de suerte los filólogos se van de perreo hasta el suelo, total, no tengo que levantarme por la mañana para ir a estudiar al puñetero Polo Norte en Mordor.

Ahora estoy bastante quemada por asuntos varios. Me bajo a la piscina a ver si recupero el color que tenía en Cádiz, porque hay que joderse.
Hoy es uno de esos días en los que libera que te cagas un: Que te den. El complemento ya os lo dejo a vosotros. Bambú, por culo, espárragos, fuerte, a tope…

Que le den al tiempo de mierda, que le den a la gramática, que le den a algunos poemas de Neruda, que le den a la cerveza caliente, que le den a las personas putrefactas, que le den, que le den, que le den.

Besis,

Andrea.

Estoy triste. Menos de cuarenta hojas de 2666… ¿Qué va a ser de mí?

Historias de Filadelfia

Historias de Filadelfia, Katharine Hepburn.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s