Día 4-5

Ayer todo fue bien. No me atacó ningún perro, pero hoy al ir a coger el coche para volver a mi casa desde la Autónoma me ha ataco una lagartija. He esperado los cinco minutos de rigor. Tenía que darle margen para que saliera de debajo de mi coche. Parecía un dinosaurio. Seguro que los de ciencias de la Autónoma han abierto una puta puerta a la tercera dimensión como en la mierda de película esa ”La niebla”. Nos la pusieron en religión, con dos cojones. Dos semanas sin dormir. ¿Mamá? Diiiiime ¿Seguro que nadie va a hacer eso en la realidad no? Seguuuuuuuro.

El día de ayer fue normalito. Me puse el primer trapo que encontré en mi armario. En realidad no, estuve veinte minutos contemplando el armario hasta que dije joder no sé qué ponerme. Ahí sí que pillé lo primero que había por ahí. Cuando no sabes qué ponerte el animal print funciona de puta madre.
Tras estar dos horas en la biblioteca medio muerta porque mi cerebro ha dicho que ya tengo conocimientos sintácticos suficientes como para cubrir mi inquietud vital acerca de la materia, exploté. Coincidió con una tutoría que tenía programada K con la profesora y me dijo que podíamos ir los dos. A las doce habíamos quedado en ir al despacho de la profesora. A las doce y diecisiete minutos aparecimos por la cafetería y coincidimos con ella. Nunca os fiéis de nadie que estudie en Filosofía y letras. Somos una panda de gente sin corazón y muy impuntuales.
Una vez en el despacho le pregunté un par de cosas que no me quedaban claras sobre unos ejercicios. Me sorprendió bastante, gana en las distancias cortas a pesar de iowjwjed2wjd2jfo23ij. Vale. Acaba de pasar algo raro de cojones. Mientras estoy escribiendo esto y he aporreado el teclado con los apuntes para que saliera ese conjunto de letras tan arbitrario me ha salido un espía en la pantalla, diciéndome que estaba en el modo incógnito y que mis visitas no iban a ser registradas en las páginas que visitase. Pues fenomenal. Ahora soy ingeniera informática, oye.

Como iba diciendo… bien. ¿He dicho ya que odio que me traten como si fuera imbécil? Yo, siendo sincera, he de admitir, no nos vayamos a engañar, que no soy ninguna lumbreras. Yo la teoría y las cosas de echar codos todo muy ok, pero la cognición, conexión neuronal y tal mal. Necesito mi tiempo. Pues bien, la profesora empezó una ronda relámpago de preguntas para asegurarse si había estudiado, porque lo he estado haciendo, doy fe, y me puse nerviosa y le dije varias veces: Déjame pensar. Contesté bien y salí sin problemas pero CÓMO IBA A SABER YO QUE HABÍA NACIDO CON UNA ENFERMEDAD INCURABLE QUE SE PROPAGA COMO LA MIERDA CONTAMINACIÓN QUE TENEMOS EN ESTA CHINGADA DE CIUDAD Y QUE MI MADRE NUNCA QUISO DECIRME QUE PADECÍA.

– Uy, uy , uy… que eres leísta… qué mal… no te van a salir las pruebas del complemento indirecto.

MIERDA, LO SABÍA. SOY LEÍSTA. ESTAS COSAS SE SABEN. ES COMO TENER UN HIJO TONTO.

GOD SAVE THE QUEEN.

No voy a llegar a nada en mi vida con este trauma. Oh diosito.

Total, salí del despacho y me tomé un café y me fumé un cigarro, soy una mujer de costumbres. Me senté muy a lo macho en el muro pequeño de la cafetería, en plan a lo indio, y eso que he hecho firme propósito de comportarme como una señorita.
A todo esto apareció mi amigo S, iba a ser presentado a un grupo de hispanistas que suelen viajar con frecuencia a Japón, él se va a marchar allí el año que viene con una beca del gobierno nipón, que le va a cubrir todos sus gastos. Excepto los karaokes. Eso creo o espero que no. ¿Por qué no hay becas así en España? ¡Ministro Wert! Qué digo… la pregunta real es… ¿Por qué en España no tenemos el sistema de karaokes japonés? Alquilas una habitación con un televisor y unos micrófonos, llevas alcohol y puedes quedarte a dormir en los sofás. ¿¡Por quéeeeeeee….!?
Tras este breve inciso, seguí ahí hasta que volvió a aparecer S y confirmamos que los filólogos se reunirían el lunes, para celebrar que me quito de encima, si Dios quiere, esta asignatura ¡Por fin! Y acordamos perreo hasta el suelo.

Cuando cogí el bus para irme de Mordor a mi casa, me senté en un asiento con ventana. Soy especial. El señor que estaba sentado delante de mí tenía un cuaderno en el que estaba escribiendo cosas extrañas con una caligrafía rarísima. También una especie de listado sobre cosas que podría necesitar sobre no se sabe qué. Luego la palabra asesinato. Pues muy bien. Si tiene usted tiempo mate a la tía petarda que va dando voces en el autobús hablando con Josefa Luz María Ortiz de las Heras López Ibarra de su puto pueblo porque le han admitido en Traducción Interpretación. Flamenca del Whastapp.
Al bajar del autobús preferí pensar que tan sólo era un escritor y que a esa pobre niña el 24 de septiembre le iba a tirar un café encima en la cafetería.

Estudié al llegar a casa. Vi la telenovela y me tomé un café pero luego estudie, palabrita. Después acompañé a la Oli a por bikinis y parece que las amables dependientas de El Corte Inglés tienen licencia para tocar. Subimos el piso de arriba del centro de Argüelles, donde se comprarn las capsulitas de la Nespresso, temblando. Hay una muchacha que es pesadísima de lo educada que es. Miau. Sin embargo esta vez, una dependienta igual de amable se metió en una conversación de besugos con mi madre porque ambas se llamaban igual. Estuvieron unos minutazos ahí guapos hablando de por qué habían elegido ese nombre por ellas sus progenitores. Andaaaaaaaaaaaaaaaaaaa y que…

Luego quedé con mis amigas, fuimos a casa de G, que siempre nos da de comer estupendamente, no sin antes echar una partidita de cartas como buenas abuelas que somos.

Esta mañana ha venido Pepita Jiménez a verme, como siempre a fin de mes. He cogido el coche y he ido a la biblioteca. De las dos horas y media que he estado, he hecho un descanso de diez minutos y he leído 2666, que parece no terminarse nunca. Voy a dejar de decir ‘coger’. En México es otra cosa. Soy una pervertida.

Ahora estoy escribiendo esto con unos calzoncillos amarillos que tienen unas botellas de tequila con una máscara de lucha libre tipo el Rey Misterio del Prechin Cats. Me duele todo y también tengo los apuntes delante de mí, pero vamos, que consiguen el mismo efecto en mí que un poema de Baroja. Arcadas. Sí, totalmente. Yo tampoco tenía ni idea de que don Pío Baroja, uno de mis escritores favoritos hubiera escrito nada en este ¿Género? Pero me compré una antología de las 1000 mejores poesías en lengua castellana y estuve riéndome largo y tendido cuando leí sus … sus lo que sea.

”Canción de los artríticos”

Somos la flor y nata
de los artríticos,
somos la quintaesencia
de los nefríticos;
tenemos casi siempre hipertensión
y una vaga hipertrofia
del corazón.

¿Qué hemos aprendido hoy? Bien. Niños. Y niñas. No estudiéis una carrera que no os gusta. Aunque luego os convirtáis en algo totalmente ajeno a lo estudiado, E S T O (En voz alta y sin respirar con voz de lerdos) es una cagada. Si estudias medicina y escribes novelones como Silvester Paradox sudas vocabulario diarreico.

Besis

Andrea.

tumblr_m6v5t2RYmy1qkaoroo1_500

A todo esto, ¿Por qué sigue habiendo alergia a finales de junio? ¿Eh? ¿Por qué?
Por cierto. ”El conflicto” es algo que escribí hace unos meses y que ha estado durmiendo en mi ordenador. Ya está impreso y listo para ser llevado el lunes al registro de la propiedad intelectual, para más tarde ser enviado a todas las editoriales del planeta.

Suspiro profundo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s