Día 4

Yo lo digo mucho, y la gente que me conoce ya sabe que es totalmente cierto. A mí me pasan cosas que a nadie más le suceden. Cosas extrañísimas. Si fuesen de ese tipo de cosas que ocurren, que paradójicamente te conducen a algo extrañamente bueno, vale. Pues no. Olé yo. Y si sabéis cuál es el icono del Whatsapp de la bailaora es el momento perfecto para incluirlo aquí.

De esto que iba yo esta mañana tan tranquila a la parada del autobús, saludo a mi vecino Jesús, me acabo de marcar una rima de mierda, total que tengo que atravesar dos parquecitos y de repente aparece un perro como el del anuncio de la lotería, Pancho o como cojones se llame, me empieza a perseguir, a todo esto yo dando vueltas en círculo y el maldito ladrándome y no contento el karma con esto el autobús arranca sin mí. ¿Resumen? He perdido el puto autobús porque un perro llamado Ramón me ha atacado. Qué falta de integridad… luego soy yo la rara que no le gustan los animales, hay que joderse. Encima qué tipo de persona llama a su perro Ramón. Mon dieu.

Llego a la facultad, casi muero atropellada por un coche cani, cruzo el paso de cebra del Rectorado y me pongo los cascos. Yo es que soy muy respetuosa y no llevo el teléfono en la mano de tal forma cogido para hacer efecto altavoz con el electro latino. ¿Me comprendéis? A la altura de mi facultad intuyo que dos tipos me están preguntando algo porque me hacen señales. Me paro y me preguntan, ¿Dónde está el rectorado? En mi cabeza ha sonado un: SI ES UN PERRO TE COME, pero claro despúes del: Ramón, Ramón, deja a la niña hombre (silbidito), ¡¡Ramón, Ramón!! Ven aquí. Tsss. Podría acudir a la expresión SI ES UNA P*** te F**** pero como soy una señorita les he indicado con mi dedo índice: Es aquel edificio feo de ahí. Mientras me alejaba he escuchado que decían algo como: Qué graciosa, aquel edificio feo de ahí (risas), feo, feo (risas). Sí joder, feo de cojones. Con unos ladrillos espantosos. Eso sí, entras dentro y chapó, todo impeable, mármol blanco ahí super bonito. Claro que sí, que es un campus de excelencia , ¿O no se nota?

Al llegar a la biblioteca planto mis bártulos donde siempre, me pongo mis tapones y a estudiar oración simple, que la guerra es el lunes. A los cinco minutos, ¡Cinco putos minutos! Se me sienta una tipa al lado y me dice: Hola. Y yo claro, poker face que te cagas. Le he contestado otro hola, no soy tan borde, que en el fondo soy buena. – ¿Quieres algo? + ¿Tendrías un folio? – Ehm… sí, toma, toma… – ¿Y un boli? – Bueno… A los diez minutos después de rellenar la hoja con no se qué se me queda mirando y me dice: Gracias. Y se marcha. Fin.

Hoy he aguantado dos preciosas horas. Después he ido a tomarme un café. He visto a algunos de mis amigos, estaban allí para ver la nota de Medieval. Me mata la arbitrariedad de algunos profesores y de la ”temática” de las asignaturas. Porque claro, con la mierda de plan Bolonia, que al final lo único que ha hecho es limitarnos, no hay contenido, es temática. Charlas temáticas. Oléeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee. Y hay que ser muy (…) para dejar a una chica con un 4 que viene desde Salamanca y ya le han cogido aquí en el máster, ignorando los criterios de asistencia y trabajos. Sobre todo por aprobar a otra persona con la misma nota sin poner condiciones.

La tarde de ayer también fue de infarto, ¿Eh? Vendí 27 libros, total, ni se me ocurre tirarlos, y como la señora de la tienda que os comentaba ayer es tan agradable pues preferí que estuvieran allí. Me dio 5,40. Y allí que me fui, desde mi casa tirando de un carrito de la compra lleno de libros de Laura Gallego y Stephanie Meyer junto con mi madre. Al lado. No dentro del carro. Hacía un calor de la leche. En fin, como tienen las ofertas esas de un libro tres euros, dos cinco y cinco diez, pues me cogí uno de Hesse y un manual de teoría literaria de Dámaso, de la editorial Gredos, ¿Sabéis que tirada de ediciones digo?

Tras esto me fui a tomarme una caña con la Oli en el bar de casa. El sitio más cercano al bar era una mesa en medio del ”casino”. En la temporada de invierno los abuelos/as están dentro, en la sala ¿polivalente? esa, contigua al bar. En verano se sacan los tableros a la terraza y lo invaden. No sé si se piensan que es una reunión de veteranos o qué. Subí a mi casa con un olor a ermita que vamos.

Luego estuve con un par de amigas en el Cien Montaditos, somos tope originales, ¿Eh? y al coger el coche para volver a casa unos chavales que estaban haciendo el polla empezaron a decir mi nombre. No tengo ni idea de quiénes eran. Mi vida es la osti.

Supongo que todos necesitamos a alguien que nos salve. Yo de momento sigo como Rose la del Titanic ahí subida a una puerta en medio del mar.

Andrea.

Por cierto, que apenas digo palabras y otas. Palabras malsonantes. Jabón lagarto para la lengua de trapo.

tumblr_mfczbyvP8M1ruo54mo1_500

La vida que nos ha tocado, no la podemos elegir. El yerno de mi vecina ha venido a pedirnos la clave del Wifi. Sólo van a estar dos días. Es de Miami. Simpático.

A todo esto, BASTA DE ESCRIBIR ”SUBREALISTA” O ”SUBRREALISTA” O DIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS. VOY A ACABAR ASESINANDO A ALGUIEN. Y LOS DEL ‘HABER’ ‘AVER’. Calentita me tenéis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s