Día 6

Estoy un poco agobiada, pero no lo que debería. Tras el sofocón de ayer al enterarme de mi enfermedad, ha supuesto un gran cambio en mi vida. Leísmo. Hay que ver… Quién se lo iba a decir a mis padres… aquel día… Señores Toribio… su hija… padece de Leísmo, y cuando llegue a segundo de carrera una profesora le apuntará con el dedo y le dirá: ”Usted no sabe hacer las pruebas de complementos porque es leísta”. ¿Habrá medicación? Qué mal estoy de lo mío…

Bueno.. y también de lo tuyo, de lo suyo y del de más allá.

¿Buscar vacaciones es más complicado?
Hablaba con mi amiga J a ver si podíamos ir a ventilarnos por algún lugar de este nuestro país… o cualquier otro en definitiva… y creo que no va a ser posible. Irnos fuera digo. De vacaciones. Cualquier vuelo europeo no baja de los doscientos euros y como aún mi padre no se levanta por las mañanas a recoger frutos que den euros ni árboles cuyas hojas son billetes tendremos que tirar de producto nacional.
Paralelamente, mi amiga G y yo tenemos una idea en mente fabulosa. Camino del Norte, una ruta de las que integran el Camino de Santiago para acabar con nuestros culos a los pies del Santo en algún hotel y descansar dos o tres días. Suena tan fabuloso y tan idílico que casi no me lo creo. Dos amigas, perdidas, con los pies rotos el macuto y una cámara de fotos. Mucha ilusión y ganas. Playas perdidas, grandes praderas donde revolcarnos, y todo siguiendo una mierda de conchas que alguien se ha molestado en situar en piedras, carreteras, postes y palos. Fenomenal.

Sólo hay ganas.

Hoy he estado por la mañana en la biblioteca de la uni, me he llevado una alegría, la verdad. Resulta que no sabía que prestasen libros todo el verano y como la cantidad máxima son diez, pues los que sean de Bolaño en principio para mi casa. Y hasta septiembre. No había mucha gente y me ha cundido, pero no sé si esto último es realmente cierto porque… porque estoy algo saturada y a veces pienso que me lo sé todo perfecto y al minuto digo que no tengo ni idea, me pongo nerviosa que te cagas y ale, así todo el rato. Ya veremos mañana… la vasca me ha dicho que va a hacer un ritual para darme suerte. La verdad es que necesito suerte aunque se diga por postureo: ¡Bah! Si no la vas a necesitar, te lo sabes todo. Aquí iba a decir algo muy friki tipo Gandalf tampoco necesitaba a los Rohirrim porque con su palo bastaba y vaya. Al final lo he dicho.

Al volver a casa la he liado pardísima. He ido a ver a mi amiga Y a la biblioteca y me he metido por un sendero de arena que me ha llevado a un camino de bici… ha habido un momento que parecía yo la del safety car o como se llame. Nos hemos fumado un ar de pitis, aprovechando que suben los vicios mañana y hemos respirado un poco de jara y tomillo. Su bibilioteca es rara, parece un convento, tiene hasta jardín para reflexionar. En fin, qué mal estoy de mi esquizofrenia.

Lo dicho, voy a ponerme a repasar para no sentirme culpable. Hoy vuelve mi hermano de unas convivencias. Lleva sin llamar tres días. A lo mejor se ha quedado a vivir en el sur, no le culpo.

A quien le anime el plan del camino, que me lo haga saber.

Hoy estoy triste porque sólo me quedan 100 páginas más o menos para terminar 2666 y bueno. Necesito en compensación 2666 abrazos y algún que otro mimo.

Besos,
Andrea.

Por cierto hoy debería dar las gracias porque es la entrada número 200 y bla bla bla. Pero soy una pesada y doy las gracias continuamente y no se cuantas mil cosas más. Echo un vistazo atrás y me maravilla el apoyo. Me asombra las ganas con las que empecé a escribir que aún siguen intactas aunque estuviera un tiempo (pequeño) sin escribir porque soy gilipollas. Gracias.

5259_005ok

Qué miraditas nos pone Robertito…

Anuncios

Día 4-5

Ayer todo fue bien. No me atacó ningún perro, pero hoy al ir a coger el coche para volver a mi casa desde la Autónoma me ha ataco una lagartija. He esperado los cinco minutos de rigor. Tenía que darle margen para que saliera de debajo de mi coche. Parecía un dinosaurio. Seguro que los de ciencias de la Autónoma han abierto una puta puerta a la tercera dimensión como en la mierda de película esa ”La niebla”. Nos la pusieron en religión, con dos cojones. Dos semanas sin dormir. ¿Mamá? Diiiiime ¿Seguro que nadie va a hacer eso en la realidad no? Seguuuuuuuro.

El día de ayer fue normalito. Me puse el primer trapo que encontré en mi armario. En realidad no, estuve veinte minutos contemplando el armario hasta que dije joder no sé qué ponerme. Ahí sí que pillé lo primero que había por ahí. Cuando no sabes qué ponerte el animal print funciona de puta madre.
Tras estar dos horas en la biblioteca medio muerta porque mi cerebro ha dicho que ya tengo conocimientos sintácticos suficientes como para cubrir mi inquietud vital acerca de la materia, exploté. Coincidió con una tutoría que tenía programada K con la profesora y me dijo que podíamos ir los dos. A las doce habíamos quedado en ir al despacho de la profesora. A las doce y diecisiete minutos aparecimos por la cafetería y coincidimos con ella. Nunca os fiéis de nadie que estudie en Filosofía y letras. Somos una panda de gente sin corazón y muy impuntuales.
Una vez en el despacho le pregunté un par de cosas que no me quedaban claras sobre unos ejercicios. Me sorprendió bastante, gana en las distancias cortas a pesar de iowjwjed2wjd2jfo23ij. Vale. Acaba de pasar algo raro de cojones. Mientras estoy escribiendo esto y he aporreado el teclado con los apuntes para que saliera ese conjunto de letras tan arbitrario me ha salido un espía en la pantalla, diciéndome que estaba en el modo incógnito y que mis visitas no iban a ser registradas en las páginas que visitase. Pues fenomenal. Ahora soy ingeniera informática, oye.

Como iba diciendo… bien. ¿He dicho ya que odio que me traten como si fuera imbécil? Yo, siendo sincera, he de admitir, no nos vayamos a engañar, que no soy ninguna lumbreras. Yo la teoría y las cosas de echar codos todo muy ok, pero la cognición, conexión neuronal y tal mal. Necesito mi tiempo. Pues bien, la profesora empezó una ronda relámpago de preguntas para asegurarse si había estudiado, porque lo he estado haciendo, doy fe, y me puse nerviosa y le dije varias veces: Déjame pensar. Contesté bien y salí sin problemas pero CÓMO IBA A SABER YO QUE HABÍA NACIDO CON UNA ENFERMEDAD INCURABLE QUE SE PROPAGA COMO LA MIERDA CONTAMINACIÓN QUE TENEMOS EN ESTA CHINGADA DE CIUDAD Y QUE MI MADRE NUNCA QUISO DECIRME QUE PADECÍA.

– Uy, uy , uy… que eres leísta… qué mal… no te van a salir las pruebas del complemento indirecto.

MIERDA, LO SABÍA. SOY LEÍSTA. ESTAS COSAS SE SABEN. ES COMO TENER UN HIJO TONTO.

GOD SAVE THE QUEEN.

No voy a llegar a nada en mi vida con este trauma. Oh diosito.

Total, salí del despacho y me tomé un café y me fumé un cigarro, soy una mujer de costumbres. Me senté muy a lo macho en el muro pequeño de la cafetería, en plan a lo indio, y eso que he hecho firme propósito de comportarme como una señorita.
A todo esto apareció mi amigo S, iba a ser presentado a un grupo de hispanistas que suelen viajar con frecuencia a Japón, él se va a marchar allí el año que viene con una beca del gobierno nipón, que le va a cubrir todos sus gastos. Excepto los karaokes. Eso creo o espero que no. ¿Por qué no hay becas así en España? ¡Ministro Wert! Qué digo… la pregunta real es… ¿Por qué en España no tenemos el sistema de karaokes japonés? Alquilas una habitación con un televisor y unos micrófonos, llevas alcohol y puedes quedarte a dormir en los sofás. ¿¡Por quéeeeeeee….!?
Tras este breve inciso, seguí ahí hasta que volvió a aparecer S y confirmamos que los filólogos se reunirían el lunes, para celebrar que me quito de encima, si Dios quiere, esta asignatura ¡Por fin! Y acordamos perreo hasta el suelo.

Cuando cogí el bus para irme de Mordor a mi casa, me senté en un asiento con ventana. Soy especial. El señor que estaba sentado delante de mí tenía un cuaderno en el que estaba escribiendo cosas extrañas con una caligrafía rarísima. También una especie de listado sobre cosas que podría necesitar sobre no se sabe qué. Luego la palabra asesinato. Pues muy bien. Si tiene usted tiempo mate a la tía petarda que va dando voces en el autobús hablando con Josefa Luz María Ortiz de las Heras López Ibarra de su puto pueblo porque le han admitido en Traducción Interpretación. Flamenca del Whastapp.
Al bajar del autobús preferí pensar que tan sólo era un escritor y que a esa pobre niña el 24 de septiembre le iba a tirar un café encima en la cafetería.

Estudié al llegar a casa. Vi la telenovela y me tomé un café pero luego estudie, palabrita. Después acompañé a la Oli a por bikinis y parece que las amables dependientas de El Corte Inglés tienen licencia para tocar. Subimos el piso de arriba del centro de Argüelles, donde se comprarn las capsulitas de la Nespresso, temblando. Hay una muchacha que es pesadísima de lo educada que es. Miau. Sin embargo esta vez, una dependienta igual de amable se metió en una conversación de besugos con mi madre porque ambas se llamaban igual. Estuvieron unos minutazos ahí guapos hablando de por qué habían elegido ese nombre por ellas sus progenitores. Andaaaaaaaaaaaaaaaaaaa y que…

Luego quedé con mis amigas, fuimos a casa de G, que siempre nos da de comer estupendamente, no sin antes echar una partidita de cartas como buenas abuelas que somos.

Esta mañana ha venido Pepita Jiménez a verme, como siempre a fin de mes. He cogido el coche y he ido a la biblioteca. De las dos horas y media que he estado, he hecho un descanso de diez minutos y he leído 2666, que parece no terminarse nunca. Voy a dejar de decir ‘coger’. En México es otra cosa. Soy una pervertida.

Ahora estoy escribiendo esto con unos calzoncillos amarillos que tienen unas botellas de tequila con una máscara de lucha libre tipo el Rey Misterio del Prechin Cats. Me duele todo y también tengo los apuntes delante de mí, pero vamos, que consiguen el mismo efecto en mí que un poema de Baroja. Arcadas. Sí, totalmente. Yo tampoco tenía ni idea de que don Pío Baroja, uno de mis escritores favoritos hubiera escrito nada en este ¿Género? Pero me compré una antología de las 1000 mejores poesías en lengua castellana y estuve riéndome largo y tendido cuando leí sus … sus lo que sea.

”Canción de los artríticos”

Somos la flor y nata
de los artríticos,
somos la quintaesencia
de los nefríticos;
tenemos casi siempre hipertensión
y una vaga hipertrofia
del corazón.

¿Qué hemos aprendido hoy? Bien. Niños. Y niñas. No estudiéis una carrera que no os gusta. Aunque luego os convirtáis en algo totalmente ajeno a lo estudiado, E S T O (En voz alta y sin respirar con voz de lerdos) es una cagada. Si estudias medicina y escribes novelones como Silvester Paradox sudas vocabulario diarreico.

Besis

Andrea.

tumblr_m6v5t2RYmy1qkaoroo1_500

A todo esto, ¿Por qué sigue habiendo alergia a finales de junio? ¿Eh? ¿Por qué?
Por cierto. ”El conflicto” es algo que escribí hace unos meses y que ha estado durmiendo en mi ordenador. Ya está impreso y listo para ser llevado el lunes al registro de la propiedad intelectual, para más tarde ser enviado a todas las editoriales del planeta.

Suspiro profundo…

Día 4

Yo lo digo mucho, y la gente que me conoce ya sabe que es totalmente cierto. A mí me pasan cosas que a nadie más le suceden. Cosas extrañísimas. Si fuesen de ese tipo de cosas que ocurren, que paradójicamente te conducen a algo extrañamente bueno, vale. Pues no. Olé yo. Y si sabéis cuál es el icono del Whatsapp de la bailaora es el momento perfecto para incluirlo aquí.

De esto que iba yo esta mañana tan tranquila a la parada del autobús, saludo a mi vecino Jesús, me acabo de marcar una rima de mierda, total que tengo que atravesar dos parquecitos y de repente aparece un perro como el del anuncio de la lotería, Pancho o como cojones se llame, me empieza a perseguir, a todo esto yo dando vueltas en círculo y el maldito ladrándome y no contento el karma con esto el autobús arranca sin mí. ¿Resumen? He perdido el puto autobús porque un perro llamado Ramón me ha atacado. Qué falta de integridad… luego soy yo la rara que no le gustan los animales, hay que joderse. Encima qué tipo de persona llama a su perro Ramón. Mon dieu.

Llego a la facultad, casi muero atropellada por un coche cani, cruzo el paso de cebra del Rectorado y me pongo los cascos. Yo es que soy muy respetuosa y no llevo el teléfono en la mano de tal forma cogido para hacer efecto altavoz con el electro latino. ¿Me comprendéis? A la altura de mi facultad intuyo que dos tipos me están preguntando algo porque me hacen señales. Me paro y me preguntan, ¿Dónde está el rectorado? En mi cabeza ha sonado un: SI ES UN PERRO TE COME, pero claro despúes del: Ramón, Ramón, deja a la niña hombre (silbidito), ¡¡Ramón, Ramón!! Ven aquí. Tsss. Podría acudir a la expresión SI ES UNA P*** te F**** pero como soy una señorita les he indicado con mi dedo índice: Es aquel edificio feo de ahí. Mientras me alejaba he escuchado que decían algo como: Qué graciosa, aquel edificio feo de ahí (risas), feo, feo (risas). Sí joder, feo de cojones. Con unos ladrillos espantosos. Eso sí, entras dentro y chapó, todo impeable, mármol blanco ahí super bonito. Claro que sí, que es un campus de excelencia , ¿O no se nota?

Al llegar a la biblioteca planto mis bártulos donde siempre, me pongo mis tapones y a estudiar oración simple, que la guerra es el lunes. A los cinco minutos, ¡Cinco putos minutos! Se me sienta una tipa al lado y me dice: Hola. Y yo claro, poker face que te cagas. Le he contestado otro hola, no soy tan borde, que en el fondo soy buena. – ¿Quieres algo? + ¿Tendrías un folio? – Ehm… sí, toma, toma… – ¿Y un boli? – Bueno… A los diez minutos después de rellenar la hoja con no se qué se me queda mirando y me dice: Gracias. Y se marcha. Fin.

Hoy he aguantado dos preciosas horas. Después he ido a tomarme un café. He visto a algunos de mis amigos, estaban allí para ver la nota de Medieval. Me mata la arbitrariedad de algunos profesores y de la ”temática” de las asignaturas. Porque claro, con la mierda de plan Bolonia, que al final lo único que ha hecho es limitarnos, no hay contenido, es temática. Charlas temáticas. Oléeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee. Y hay que ser muy (…) para dejar a una chica con un 4 que viene desde Salamanca y ya le han cogido aquí en el máster, ignorando los criterios de asistencia y trabajos. Sobre todo por aprobar a otra persona con la misma nota sin poner condiciones.

La tarde de ayer también fue de infarto, ¿Eh? Vendí 27 libros, total, ni se me ocurre tirarlos, y como la señora de la tienda que os comentaba ayer es tan agradable pues preferí que estuvieran allí. Me dio 5,40. Y allí que me fui, desde mi casa tirando de un carrito de la compra lleno de libros de Laura Gallego y Stephanie Meyer junto con mi madre. Al lado. No dentro del carro. Hacía un calor de la leche. En fin, como tienen las ofertas esas de un libro tres euros, dos cinco y cinco diez, pues me cogí uno de Hesse y un manual de teoría literaria de Dámaso, de la editorial Gredos, ¿Sabéis que tirada de ediciones digo?

Tras esto me fui a tomarme una caña con la Oli en el bar de casa. El sitio más cercano al bar era una mesa en medio del ”casino”. En la temporada de invierno los abuelos/as están dentro, en la sala ¿polivalente? esa, contigua al bar. En verano se sacan los tableros a la terraza y lo invaden. No sé si se piensan que es una reunión de veteranos o qué. Subí a mi casa con un olor a ermita que vamos.

Luego estuve con un par de amigas en el Cien Montaditos, somos tope originales, ¿Eh? y al coger el coche para volver a casa unos chavales que estaban haciendo el polla empezaron a decir mi nombre. No tengo ni idea de quiénes eran. Mi vida es la osti.

Supongo que todos necesitamos a alguien que nos salve. Yo de momento sigo como Rose la del Titanic ahí subida a una puerta en medio del mar.

Andrea.

Por cierto, que apenas digo palabras y otas. Palabras malsonantes. Jabón lagarto para la lengua de trapo.

tumblr_mfczbyvP8M1ruo54mo1_500

La vida que nos ha tocado, no la podemos elegir. El yerno de mi vecina ha venido a pedirnos la clave del Wifi. Sólo van a estar dos días. Es de Miami. Simpático.

A todo esto, BASTA DE ESCRIBIR ”SUBREALISTA” O ”SUBRREALISTA” O DIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS. VOY A ACABAR ASESINANDO A ALGUIEN. Y LOS DEL ‘HABER’ ‘AVER’. Calentita me tenéis.

Día 3

Bueno, desde aquí una felicitación para esos tres canales, Telecinco, Antena Tres y Televisión española por dejarme sin ver estupideces a la vez. Ayer se acabaron, bueno uno a medias, los tres programas que me veía en la semana, porque esperar como una posesa a que salga la OCTAVA Y ÚLTIMA temporada de Dexter no cuenta. No cuenta.

Me fui a dormir tarde porque parece que 2666 de Bolaño no se acaba nunca y es agotador tener que estar entrando y saliendo constantemente de un lugar llamado Santa Teresa, en México que a todas luces pinta ser Tijuana. Welcome to Tijuana. Tequila, sexo y marihuana. Un calor insufrible, asesinatos de mujeres a cada paso, noches que parecen amaneceres temporales que se repiten uno tras otro, ya os contaré…

Ayer sin embargo, descubrí una librería que han abierto relativamente cerca de casa. Es de segunda mano, se llama Re-read. Es evidente que de pronto- bueno yo me he dado cuenta ahora, soy así- han ganado terreno aquellos locales en los que se vende libros de segunda mano en perfecto estado, (Como el de la Plaza del Dos de mayo que no recuerdo su nombre… creo que se llama Librería, LIBRERÍA. Qué totaaaal) si bien es cierto que hay algunos que quizá tengan alguna anotación en márgenes, primeras páginas y portada, pero ¿Qué importa? Así compruebas que hay vida humana detrás y que alguien en otro momento decidió leer el libro que tienes en tus manos y que lo trató como un tesoro hasta que exprimió todo lo que pudo de él o de ella, ¿Tienen sexo los libros? Ya sabemos que el género es un invento de la crítica… , total que alguien lo quiso y cuando llegó el momento de despedirse supo decir adiós. Esto lo fui viendo en las visitas dominicales al Rastro, en la siguiente plaza a la de los Gitanos. Suele haber un par, puede que tres puestos vendiendo libros a un euro. Puede que las tonterías, es más que probable, que haya escrito antes sean parte de una mentira bonita que a nadie hace mal. Siento decir esto pero el libro que tienes en las manos pudo pertenecer a un estudiante que tuvo que comprárselo de forma obligada, pero ahí estás tú para decir: No perdona, es un gran clásico de nuestra literatura. Aplausos, sí, sí. Ésta es la historia de mi libro de Juan Valera, el de Pepita Jiménez.

Os dejo la dirección de internet de la librería. Hay otra en Barcelona.
http://www.re-read.com/

La de Madrid está en Herrera Oria, cerca del puente ese donde hay un montón de paradas de autobús y baja el 13 una cuesta enorme. Justo a la vuelta hay un cubano que es la leche. Mojitos a 2,80. Debería empezar a cobrar por hacer este tipo de publicidad. Id.

Como también comprar libros he decidido deshacerme, qué mal suena, de algunos tipo Crepúsculo, Zafón, típicos Best Seller… luego no entiendo por qué tengo tres o cuatro libros de la Familia de Pascual Duarte… y otro de Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Síndrome de los cuarenta, instinto maternal, lecturas escépticas, ¡Socorro soy una mujer en el cuerpo de una idiota! Así que allá voy esta tarde, con un carrito de la compra lleno de … de… páginas escritas. Porque no es literatura. De todas formas, tanto yo, yo, yo no debe ser bueno. Me quito de esos libros y los doy a otros. No es bien.

Por lo demás a tope a tope con el examen del lunes. No engaño, me tiene los nervios minados. La cosa de los ojos va bien, ahora me sale en las manos, por lo demás todo muy ok. Sabina toca el sábado en Ventas con Madrid, y lo hace junto con otros grandes grupos del estilo Nacha Pop y Los Secretos por eso no entiendo por qué en cartel también están los Auryn y La oreja de Van Gogh (con Leire), en fin. No voy a poder ir.

Por cierto a todo esto… esas personas que dicen: ¡Nos vemos! , ¡Nos llamamos! … apartheid.

Andrea.

IMG1702

Pieses. Yo ordenando.

Día 2

Hoy he soñado algo muy extraño. Tenía en brazos a una niña de cuatro o cinco años. Tenía el pelo de un castaño claro y los ojos grandes marrones. Eran como los anillos de los troncos de los árboles. No paraba de sonreír al tiempo que reía y reía y lo raro es que yo no podía ver su cara de forma completa, eran los detalles, sólo las partes. Tenía la piel muy suave y me agobiaba porque pensaba que en cualquier momento podía escaparse de mis brazos. Fue raro porque su risa no iba acompañando a sus gestos. Cerraba los ojos y sólo podía oírla una y otra vez. Recuerdo que sentí felicidad, me sentí libre. Sé que estaba con amigos en una especie de parque y que hacía sol del que no quema, quizá fuese primavera, no estoy muy segura.

Por Dios bendito que esto no sea el despertar del instinto maternal, porque ya tengo pensado mi futuro en compañía de una camada de mininos. Miau.

Cuando me he levantado esta mañana ni si quiera he remoloneado en la cama, sin más he ido a desayunar me he duchado y me he vestido. He cogido mis cosas, rumbo a la parada del autobús. Allí estaban dos hombres latinos que hablaban sobre Argentina y lo maravilloso que es viajar. Pero ninguno de los dos tenía acento, ni gracia, ni nada de nada. Una chica punk ha subido detrás de mí. Iba entera de negro y yo llevaba una camiseta con franjas de colores.
Como tengo que coger dos autobuses he ido leyendo un poco a Bolaño que me tiene el seso totalmente absorbido, creo que está patía es mucho peor que la enfermedad obsesiva que tuve con Max Aub hace unos meses y que se encuentra latente. Estoy cagada, a lo mejor le da por volver convirtiéndose en un trastorno compulsivo, quién sabe.
He llegado a la facultad y me he puesto en mi sitio de siempre. En una mesa que está cerca de la ventana pero no del todo, en la esquina, que hay corriente y no se pasa calor, cerca de las estanterías pero no demasiado porque me distraigo, ya digo, es el mejor sitio.

He recibido un mensaje de Lola, tenía revisión del examen de morfología pero no ha habido suerte. La profesora estaba quemada porque un ministro inWertebrado mental le ha situado en una difícil tesitura. La enseñanza pública debe ser una proyección de conocimientos que conciernan a una clase de individuo, dividiendo este espacio educativo por materias y sectores, por los intereses del personal dicho de otro modo. Utópicamente el alumno y el profesor (maestro) comparten una relación motivada por el interés y las propias aspiraciones personales de una palabra preciosa: Aprender, que va de la mano de una pareja más bonita aún: Enseñar. Y no la dejan oiga, no la dejan. Ahora suspender a un alumno porque sus conocimientos no son los que deberían no es libre. Suspender implica el llanto en el despacho al no poder hacer frente a los trescientos euros que cuesta volver a matricularse. Y claro. La jita, el parné, el dinero, pero qué asco. Ayer quedé con mis amigos de clase y en relación a esto dijo Nela: ”Desde el momento en que planteas la educación como un negocio o piensas en educar rentabilizando, apaga y vámonos”. Enorme.

Después de esto me he tomado un café porque estaba medio dormida con Dolores, y luego hemos ido a ver la nota de Medieval para decírsela a nuestros amigos y no estaban. El pasillo da hasta miedo. Seguro que las notas han salido huyendo y por eso no estaban. Ahí nos hemos encontrado con Raquel, una compañera de clase que es un jodido sol, joder.

He vuelto, penitente, a la biblioteca y le he dado una vuelta a los apuntes. Creo que es la octava o novena. Me he empezado a quemar, he pensado en tonterías, me he cabreado y me he ido a casa. Al llegar, mi madre me ha dicho que una profesora del colegio le ha mandado recuerdos para mí, ahora le escribiré, y me ha alegrado mucho joder, hacía mucho que no tenía noticias. Ahora mismo me acaba de decir: ¿A que no sabes quién me mandó un beso enorme para ti ayer? Ha vuelto a alegrarme. ”Toribio, esto está mal, tú no sirves para esto, ¿Eh? No sirves”. Aún recuerdo sus bonitas palabras de cariño, fuera del aula, porque dentro era la capitana de los zotes. Un beso para ti también.

He visto las notas de mi jodido hermano. Un nueve y medio que tiene. Estoy muy orgullosa de él. Espero que lo esté pasando bien allá, en el Sur. Y que sea, quien él quiera ser.

Ahora voy a pelearme con la mierda de bote de crema para la Blefaritis de los ojos. Voy a tener que tirar todos los putos esmaltes. Con lo que me encantan los colores rojos y granates. Basura. Adiós muh güenas. Besos. Besis. Arg.

Nela, gracias por hacerme comprender a qué tipo de gente uno/a debe darse cuenta que tiene que querer.

Por cierto, ayer el Pequeño Pony, o sea, mi amiga María nos propuso, ¡POR FIN!, formalmente la idea de montar una compañía de teatro para el año que viene con gente de clase. Está preparando una obra de teatro del periodo Republicano, pasando por el estallido de la guerra civil e historias paralelas a base de poemas de la generación del 27. Como escarpias tengo los pelos enanos, como escarpias. Emoción.

En realidad no sé qué cojones hago contando mi vida, pero joder, me apetece. Algo así como una crónica veraniega o cualquier cosa.

Andrea.

frida-kahlo-daft-punk

Frida Kahlo es lo más.

Día 1

Últimamente el banco de la parroquia se ha vuelto algo así como un lugar donde recibo revelaciones esté o no centrada en lo que tengo que estar. Resulta que el viernes asistimos a la ceremonia de una boda, se casaba nuestra animadora de comunidad, dicho así suena algo raro porque ni lleva pompones ni nos ha hecho carteles de Go! Go! Go!, pero eso es al fin y al cabo. Total, estaba yo sumergida en una nube de estupideces mientras el sol se colaba por las cristaleras de colores con imágenes cuando de pronto escuché que alguien decía que el amor transformaba al ser humano, que sin él podemos volvernos cínicos y no vivir plenamente, pues sin amor no hay ser humano. Luego no sé por qué pero salió Unamuno a colación de algo que no recuerdo- evidentemente mis amigos me miraron- para terminar diciendo no se qué de Dostoievski, de un libro suyo, en el que al parecer le decía a un muchacho que era un tremendo error él en sí mismo, que era lo fatal, porque creía aún en la gente. Mira, Señor, a mí no me mandes señales contradictorias, que no estoy yo para bailes flamencos.

La verdad es que con el tiempo me he vuelto algo cínica, y pensé que no importaba, total, qué más da. Pero es que sí que importa. Tengo veinte años por lo tanto es una verdadera tragedia. Cuando hablo de algunos temas parezco una tía de cuarenta y no tengo ni una sola cana, ni patas de gallo ni críos. Así que sí, es un problema. Y yo creo que la mierda de asignatura que me ha quedado va a hacer que me quede calva, y sería una pena porque para una cosa que tengo bien, tal cual. No contento el karma con todas estas cosas bellas por las que me levanto todos los días, después de ir al dermatólogo esta tarde me ha dicho que no son nervios las heridas que me han salido en los párpados como el año pasado en los labios, es Blefaritis aguda. No busquéis en imágenes de internet. Los esmaltes de uñas me dan alergia. No, no, no hay solución porque sea del chino de la esquina o de Yves Saint Laurent. Son formaldehidos, por lo tanto no. No contenta con molestarme hace dos años la química vuelve. Aquí es cuando coloco el icono de la bailaora flamenca del Whatsapp. Qué flamenca estoy.

Disculpad, ¿Tenéis una mantita eléctrica? Mi gato se llama Guantes.
Menos mal que me voy de cañuquis con los filólogos hoy.
Gracias a la lectora de Russian Federal Republic. Qué chachi.

Andrea Toribio

¿Qué pasaría si volase a un lugar llamado cinco años antes?

1371909011_388133_1371967036_album_normal

Gigante

Gigante

Imagino la ausencia de las montañas. El olor natural
del hogar perdido. Hedor
de la muerte.
Naturaleza muerta y un
vacío y una voz, el eco.

Observo tu retiro, cerca,
y tú estás tan lejos…olvidado tu nombre, se acaba la rabia.
Llegué a pensar que tu cuerpo era mi lugar, pues a dónde iba el mío
si no era al tuyo. Por aquello de llenar cosas que no existen.

Luego pensé que ni yo misma existía. Que no importaba,
que me había evaporado y que era una nube horrible. Luego me dije
Cogito ergo sum, y me di una vuelta.

Qué solos estamos cuando nos abandonamos.

Andrea Toribio.

tumblr_mdcg3uODo21qjbyjyo1_1280

Pero qué mal está todo últimamente, ¿No?

Nocturno

Nocturno

En lúgubres horas y gritos, la mente se sumerge
En la intensidad de la noche.

El pensamiento vaga impetuoso por el hastío
Que produce el horror, la incertidumbre de nuestra propia existencia.
Nacemos muertos para morir vivos, acechándonos la
Intermitencia del ser. Sólo somos si alguien nos piensa.
Sólo es verso si se recita. Sólo es comida si la bestia da señales de vida.
Sólo es un gran libro si a alguien le quema.
Y mientras deseamos sumirnos en el estado
Intermedio, el sueño viene devastando la realidad,
Para atacar e imponer nuevos pilares en el imaginario.

Los ojos se apagan. Las pestañas de otoño caen. El crepitar de un coro
Se silencia y sueño que estoy durmiendo.

AToribio

Katharine_Hepburn1

Katharine Hepburn.

Luego desaparece todo

Luego desaparece todo

Vaguemos por los rescoldos del pasado
Cogidos de la mano.
Un alambre continuo, muy fino y débil cuya vitalidad
Se rompe con sólo mirarlo.

Caminemos por la vereda del ahora,
Despidiendo funambulescas llamas que despiden un olor dulce,
De los escombros que vamos afrontando como si camináramos por un campo
Que permite que nuestros pies azucen el fuego.

Porque nadie marchitará la primavera del rostro de aquel
Que sepa, que es hoy, teniendo siempre presente, que ayer también lo fue.

AToribio

tumblr_m3kj3hNoKA1rt03vco1_500

Crac, corazón.

Crac, corazón.

Partiré. Sólo la ciudad será testigo de lo que fue mi nombre,
Cuya huella recorrerá cada lugar en el que fui,
El calor tardío que aún desprende mi ropa sobre la cama.
La luz que se filtra, el eco de la noche, los reflejos en deterioro.

Me iré. Nadie echará de menos que aquella oportunidad
Fuese el tiempo exacto en el que toca decir: Basta

Abandonaré la ciudad sólo para ver cómo los puntos que alumbran las carretera
Se vuelven cada vez más confusos,
Borrando el horizonte donde duermes tú, espíritu cansado.

Huir es tan sólo, motivo para confesarme libre.

Y es cobarde, si bien simple, es a la vez tan complicado…

tumblr_static_pink_floyd

AToribio.