Epístola solitaria.

I

Resulta muy doloroso sentirse
Solo y anhelar algo que no existe.
El humano es curioso, tiende a echar
De menos cosas que nunca ha visto y que
No ha sentido. Sufre una vigorosa
Nostalgia de aquellas cosas que tienen
Otros, que no posee, e incluso llega
A desear lo que no le interesa,
Tan solo porque a un igual le hace feliz.

II

Lo peor del sufrimiento, querer tener
Algo que no se tiene. El dolor de
Sentarse en un lugar y pensar en que
Ojalá persona sin nombre al lado,
Te abrazase y caminase sin soltar
Una mano que tiembla, que se desvanece…
Y me hace ponerme triste. Pero mi corazón…
El corazón en la boca, siendo el deseo
Ceniza para una llama yerta bajo
La escarcha, que cubre mi jardín.
Mi yo interior, una cascada en medio
De la selva con millones de pájaros
Volando y chocando contra paredes
Del cielo, árboles entorpecen la
Marcha y el vuelo, mis pestañas obstaculizan
Mis lágrimas…Yo no quiero que vuelva el invierno
Otra vez, quiero que sea siempre verano. Hay
Tiempo, minutos regalados, y horas robadas,
Y parece que abunda, que sobra pero
(Hueco, hueco, hueco, hueco, hueco con hueco)
No se presta si ser llorado puede
Llegar a remitir a la nada y a […]*

*La soledad.

1367231372_671600_1367234134_album_normal

Mi parte del cerebro triste escribe estas gilipolleces. Os prometo que el otro hemisferio está muy ok.

AToribio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s