Rincones de Madrid, primer aviso.

Llevo algún tiempo queriendo hacer algún tipo de ¿reseña? sobre algunos lugares que tienen un encanto particular, o al menos así me lo parece, de mis paseos pequeños por Madrid. Algo así como una visita virtual rapidita. No especificaré muchos detalles y tampoco me detendré salvo en algunos puntos, quería algo tipo lista de la compra, que se pudiera ir tachando.
En primer lugar, evidentemente, hablaré de las librerías.

Bueno tras este ENORME tema empiezo, que me enrollo.

– En el círculo de Bellas Artes, si te paras a mirarlo de frente desde el Instituto Cervantes, perpendicular Alcalá con la calle Barquillo (por cierto en esta misma calle, hay una tienda de Polaroid, fantástica), a mano izquierda está la librería Antonio Machado. Se encuentra en los bajos del Círculo, no llama mucho la atención desde fuera, no es una Casa del libro, para que nos entendamos. La primera vez que fui me recordó a una sala faraónica. Es un subsuelo jerárquicamente organizado en infinitos volúmenes de papel. Los que trabajan allí son un encanto, antiguos estudiantes de la UAM que nos comprenden, y nos recomiendan multitud de lecturas. Adorables. Además tienen multitud de posters de escritores muy originales, algo de papelería y apenas encontramos narrativa comercial, porque no es literatura. Respecto a lo de los posters… el de James Dean es mi futuro robo. Reading is sexy.

– Lejos de lo comercial de la Casa del libro, encontramos la Central. Sé que la primera que hubo en Madrid ocupaba un espacio no muy grande cercano al museo Reina Sofía. Ahora también se han asentado en un edificio maravilloso que han restaurado en la calle Postigo de San Martín- sale a la plaza de Callao no os preocupéis. Cuenta con tres plantas, si no recuerdo mal, y es raro no encontrar lo que se busca. No, códices no hay. Muy buena la sección de cómics y en especial la de poesía, ubicada en la misma planta que narrativa. Tienen un montón de pocholadas no muy baratas que suponen la perdición para gente como yo, que entra en una librería y se vuelve diógenes.
El café que tienen abajo, El Bistró es muy agradable. Se puede charlar tranquilamente, no hay mucho ruido, el servicio es muy amable y no es excesivamente caro. Puede que sea un lugar para modernos. Bueno ¿y?
A partir de las 20 o las 21, no lo tengo muy claro abren El Garito de la Central. A veces hacen presentaciones de libros, es un ambiente un poco mainstream. Bueno ¿y?

La casa de la Troya es un sitio peculiar. Es la única librería de la calle Libreros-irónicamente- que merece la pena. Es cierto que en la misma calle hay un centro universitario de estudios artísticos y que en la esquina existe una librería especializada en temas relacionados con el arte, bastante buena, pero claro. Unos pasos hacia arriba, sin llegar a pasar a la calle Estrella hay otra, justo enfrente de una casa que me compraré cuando sea rica y tenga dinero. Parece un mini palacete del Siglo de Oro en pleno centro. Así como mozárabe o yo que sé. No me hagáis mucho caso, estudié el bachillerato de ciencias y no tengo ni idea sobre historia del arte. El dueño tiene una librería como
si pudiera tener una carnicería. Y el ayudante escucha Radio Olé. En la misma calle tenemos un par de librerías de la UNED, y al empezar el curso suelen ir un montón de chavales a vender libros de texto. Este año me ofrecieron uno de economía, ¡a mí! Tan teenager…
Sin embargo prefiero la primera que nombré. El escaparate es un libro. Y es rarísimo. Es un libro porque tiene muchos. Mezcla la literatura más comercial con librillos de autos viejos. Si te detienes en la entrada te sientes en la Mancha. Dos vidrieras, una de Sancho y otra de don Quijote a ambos lados te hacen sentir bien. Dentro un mostrador y detrás un hombre con unas gafas de pasta y una bata azul eléctrico muy amable. Nos sonríe al entrar porque ya nos conoce, pensará ”esas chicas raras que no preguntan por las sombras de Grey”. Lo mejor es que siempre hay algún coleccionista o alguien con quien se puede charlar. La última vez estaba un experto en literatura hispanoamericana en época de Bolívar, todo muy raro. Los libros son de segunda mano, pero hay verdaderas joyas y otros están practicamente nuevos o sin usar.

– Evidentemente, Cuesta Moyano los domingos tempranito. Desde incunables hasta clásicos de bolsillo a un euro. Una auténtica delicia.

– En la plaza de los gitanos del Rastro– domingo por la mañana- si bajas una calle más te encuentras con otra en la que venden artículos de coleccionistas. Cd’s, vinilos, enciclopedias y libros muy antiguos. También revistas, cómics y películas. Un montón de niños intercambian cromos de colecciones. Lo importante es que hay tres puestos de libros. Uno lo lleva un señor enjuto con una gorra a lo Che adorable. El otro una señora que sabe, y es lo que más me gusta. El tercero lo lleva un señor mayor que vende cosas como Soldados de Salamina de Cercas edición Tusquets, NUEVO, a cinco euros.

– En la calle Vergara, una de las calles que salen a la plaza de Ópera, hay una librería con un pequeño café, todo junto, se llama: La buena vida. Los libros están a ambos lados, sitúan una mesa al principio donde hay un montón de novedades y hay una mini-salita de lectura. Si no recuerdo mal no hay muchas mesas, a lo sumo cuatro o cinco. Muchos libros de Anagrama.

La librería Alcaná está en Marqués de Viana. Tienen portal web, y un montón de títulos difíciles de encontrar. Recomiendo realizar pedido por internet e ir a recogerlo directamente. Y esta es la historia de cómo conseguí a Jusep Torres Campalans de Max Aub.

– Recientemente he descubierto un montón de librerías en la calle Príncipe, cerca de Sol, desemboca en Santa Ana. La estatua de Lorca es preciosa. No voy a citar los nombres, porque son muchas y porque no me quiero cargar el encanto de esa calle. Si no te desvías y sigues andando atravesando la plaza sin alterarar el rumbo llegas a Huertas. Cerca está la casa de Lope de Vega, cuya visita recomiendo, y también la casa donde vivió Cervantes en Madrid. La vida es graciosa cuando quiere, porque bajo la casa del alcalaíno hay una ortopedia.

DSC_0425

Pd. Si alguno estudia en la Autónoma, que sepa que unos chicos adoraaaables (¡bárbaros! ) venden libros a la salida de la Renfe. Son de segunda mano, muchos títulos sorprenden. Lo único malo es que cada vez que ponen el puesto los buenos vuelan. Esperad. Eso es bueno. Hay gente leyendo.

Seguiré el próximo día… me dejo tantas cosas…

Andrea.

Anuncios

Un comentario en “Rincones de Madrid, primer aviso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s