Entrevista a mujeres decentes (2).

tumblr_mki24wJWhT1s8h21wo1_500

Tras conseguir la entrevista con la que siempre he soñado, con alguien importante, qué sé yo… ¡que sale en Google! No sé que ponerme. Si me arreglo pensará que soy idiota, si voy informal quizá piense que no soy nada profesional y despreciará mi trabajo y no me tomará en serio y volveré a soñar con ese examen de comunicación de la facult… ¡basta! Es solo una entrevista. Un partido de tenis. Yo saco, ella recibe y así nos peloteamos un poco.
La semana pasada tuvimos con nosotros a Soledad Linela, una mujer especial, ama de casa con algunas peculiaridades… bien, bien.
Hoy debo ir a charlar con Milagros Stern. Hija de un alemán y una madrileña de las que vieron edificar la Almudena, pasearse a Pepe Botella y presencia habitual en el Rastro de Madrid. Estudió derecho en la universidad Complutense de Madrid… se especializó en divorcios, trabajó en un reconocidísimo despacho de abogados cerca del metro de Banco y… es Catedrática de la misma universidad. Numerosas conferencias sobre los derechos de las mujeres en la universidad de Iowa, Delaware, Ottawa y participación activa en los congresos celebrados en Washington del año 2003-2010 cuyas ediciones fueron multitudinarias, organizadas por la agrupación Women on Earth… varias entrevistas en el País semanal… ningún affaire conocido (que sepamos), actualmente vive en Madrid, soltera… cerca del Paseo de la Castellana, a doce minutos exactos del metro de Bernabeu….¿por qué apunto este tipo de tonterías?

Puede usted sentarse no voy a comerle.

Es por la mañana. La habitación en la que me recibe no está muy iluminada. Será por el cielo, que está encapotada. Dios, nunca había sentido este nerviosismo. Creerá que tengo un coeficiente intelectual de cinco años. Qué importa. Su recibidor es precioso. El edificio es algo señorial, la entrada al portal se efectúa por una gran puerta de hierro. Quizá muchas señoras como ella vivan aquí… quizá…quizá. Quizá será mejor que me calle. Pero es que me ha abierto la puerta una especie de portero como los que salen en las películas de ricos de Manhattan. Con gorra y todo. Será un chófer portero. Yo que sé.

La verdad es que no, no me esperaba para nada la nominación de la Academia… qué quiere que le diga.

Me ha preguntado que si me importa que se fume un cigarro…¡a mí! Pero pero… si a mí no me gusta el tabaco… Premio a la estupidez. No me ha mirado aún a la cara. No al menos durante mucho tiempo. No sé si aprecia mi trabajo. No para de pasarse el dedo anular, (apuntar sin anillo), por los labios mientras sostiene el cigarro. Está mirando por el ventanal hacia la calle, que es triste. Esta zona de Madrid no me gusta. ¿Le gustará a ella?

Verá… un compañero de la universidad … Santiago Muñoz Machado… sí, pues me lo comentó como por encima un día en el despacho entre café pero no le dí ninguna importancia, ¿sabe? Son bromas entre colegas. ¿Para qué querría la academia a una mujer como yo?

A una mujer… a una mujer… ¿por qué no dice a alguien simplemente? Puede que sea porque es hondamente feminista… pero tampoco creo que lo sea.

¿Es usted feminista?

Ojalá pudiéramos borrar las palabras que propagamos por el aire. Es lo único que no tiene vuelta de hoja, para remediar esta situación le diré a la señora Stern que abra la ventana y que cuando caiga al suelo y oiga mi cuerpo hecho para el pecado caer contra el pavimento desde este último piso que llame a la redactora y le diga que fui feliz.

¿Me ha estado escuchando?

Sí, sí todo grabado todo grab…

En realidad he dejado que la grabadora haga su trabajo, y que al llegar a casa tras cuatro infusiones y un par de episodios de la serie mala de por las tardes me hiciesen relajarme. He estado fijándome en cómo va vestida. Me ha recibido con una bata de seda negra y una camiseta blanca debajo de tirantes hasta las rodillas. Tiene buen tipo. Descalza con las uñas pintadas de granate. Vaya.

Deje de grabar y escúcheme. Es la primera entrevista que doy desde hace siete años, mi amante me ha dejado, tengo una hija que estudia biología en la universidad de Alcalá…¿por qué me mira así? ¡Que no haya dicho que exista no quiere decir que no respire!… Su padre es un catedrático de Literatura que se ve con jovencitas y que no responde a mis llamadas y estoy pensando en llamar a mi novio de la facultad, cuyo divorcio he llevado yo porque da la casualidad de que yo he sido la culpable. ¿Va a hacerme preguntas distintas o no? Porque yo le he permitido venir a mi casa y recibirle de esta guisa porque en su currículum ponía que había colaborado en unas conferencias en el Instituto Cervantes, y en una de ellas había estado Paulo Coelho. Odio a ese tipo. ¿Le odia usted también…señorita…?

Ana, me llamo Ana.
Bien, sencillo, directo, sin tapujos.
Anabel en realidad, pero puede llamarme Ana si quiere.
No mujer, no seré yo quien vaya a cambiar la ficha del registro, aunque quizá pudiera…
Bien, porque yo a usted voy a llamarle Mila. A ti te voy a llamar Mila.
– (Risas) Gracias, empecemos de nuevo.

Dios mío, ¡se ríe! Esta mujer fatal tiene sentido del humor. Bien, me van a despedir de todas formas, ya me da igual preguntarle lo que sea.

Dígame… dime, dime. Ante todo esto…este panorama mediático ¿Eres feliz?
No lo sé…creí que sí que lo era… un reconocimiento académico a mi carrera, a mis investigaciones, a mis luchas, pero qué se yo, aún me quedan muchas flechas con las que destrozar el horizonte… ¿y tú?
Probablemente lo fui. Antes de ver el espejo ideal de la entrada con esa reproducción de Klimt de El beso… Lo seré si mi redactora no decide cortarme en pedazos.
– (Risas) Podemos vernos otro día en uno de esos paseos dominicales…te afianzo otra entrevista entonces, y te enseño la tienda de antigüedades del señor Manuel…

La frivolidad y el escepticismo nublaban un espíritu que nadie escucha.

Yo también lo fui o lo soy ahora… el caso es que el otro día, cuando me llamó Miguel Ángel, el padre de Clara, me invitó a una copa y… no es verdad que no siempre coja mis llamadas pero lo mínimo es que si pasamos una noche juntos y nos ve la niña…debería dejar de pasearse con la adolescente que lleva al cine los jueves, ¿no? ¡Podría tener la edad de su hija! Total… que respondiendo a lo del feminismo… a mí me ha tocado ser quien yo he querido o así lo pensé cuando terminé la carrera…

AT.

Anuncios

Un comentario en “Entrevista a mujeres decentes (2).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s