Más que símbolos.

Hoy una profesora me ha dicho que le he preguntado de manera capciosa, sobre una cuestión de poca relevancia. He asentido mientras me contestaba, pues no lo había entendido. Luego se ha puesto a hablarnos con acento andaluz, pero eso es otra historia. Lo importante es que tras multitud de cosas sin sentido de las que suelen pasar en las aulas de filosofía y letras hemos llegado, más bien ella ha llegado, a la conclusión-si no hace tiempo- de que vivimos en una sociedad grafocéntrica. No, no es un insulto. Es un condicionamiento. Todo se rige en base a las letras. Para los que seáis de ciencias, lo mismo me da que me da lo mismo, representación escrita de cualquier tipo.
Si lo pensáis no es una tontería mía de las ocho y media de la tarde. Nadie muere hasta que no viene el juez y da luz verde para el certificado de defunción y levantamiento del cadáver. Si vas a una entrevista de trabajo puedes jurar en arameo e incluso hacerla en un inglés del mismo Oxford, y si no tienes el papelito no eres nada, y tienes cero. Los exámenes son por escrito, necesitamos que alguien reconozca nuestra estupidez o sobrada inteligencia en papel, cuando te casas tienes un papel más o menos religioso en la mano que certifica que alguien te quiere tanto como para hacerlo durante toda la vida, si eso. La lotería te toca. Es un papelito…¡¡escrito!! Cuando naces te ponen el nombre en una pulserita de afterhours, si no, puede que ni te llames. O puede que sí, menganito o fulanita de tal y grande de España. Nos pintamos en el cuerpo de forma permanente, salvo algún lumbreras que use henna, con una aguja. Los apuntes a mano o a ordenador, las notitas en clase tienen mayor gracia metidas en un boli bic o en un tippex, si te portas mal el profesor te manda traer la agenda porque es más humillante que llamar a tu casa y que lo coja tu madre a punto de pagar tu factura del teléfono, que cómo no, te has pasado y está por escrito. Los acuerdos se cierran por escrito. El testamento, un libro (en ocasiones ambas cosas, lo mismo), un whatsapp, la maldición del Twitter, las escrituras de una casa. ¿Sabéis que en algunos países los tratos se cierran con un apretón de manos? De ser así yo dejaba de reclamar dimisiones políticas por escrito y me dedicaba a ir al congreso- aunque no irían a dejarme pasar bajo ningún concepto- a estrechar la mano a todos esos políticos sonrientes que sin embargo, escriben sus cuentas tanto en letras como en números en cuadernos, y oiga, con perfecta caligrafía.

Os pongo una foto de mi amor, porque es mi amor. Max Aub. También sale León Felipe, otro de mis amores. Diría cualquier otra cosa pero es que no puedo ser imparcial. Os lo recomiendo, sobre todo sus libros: Jusep Torres Campalans, cualquiera de los Campos de El laberinto mágico, y La verdadera historia de la muerte de Francisco Franco. Y para reír los Crímenes ejemplares.

max_aub-leon felipe

Anuncios

9 comentarios en “Más que símbolos.

      1. Soy el que sabe que no es menos vano
        que el vano observador que en el espejo
        de silencio y cristal sigue el reflejo
        o el cuerpo (da lo mismo) del hermano.
        Soy, tácitos amigos, el que sabe
        que no hay otra venganza que el olvido
        ni otro perdón. Un dios ha concedido
        al odio humano esta curiosa llave.
        Soy el que pese a tan ilustres modos
        de errar, no ha descifrado el laberinto
        singular y plural, arduo y distinto,
        del tiempo, que es de uno y es de todos.
        Soy el que es nadie, el que no fue una espada
        en la guerra. Soy eco, olvido, nada.

        (JLB)

      2. ”…También las piedras olvidan, aunque tarden más que los hombres. Pero olvidan más hondo, cuando se quedan solas. Y si las destierran al cabo de los siglos, ya no sabemos lo que nos quieren decir. De la misma manera que los hombres desterrados se olvidan de sus piedras y de sus ríos, de la inflexión de su hablar y cuando se les interroga ya no saben qué decir, borradas en su mente las líneas precisas de los cantos y de las esculturas.

        Aub hablando del exilio .Hace amar a cualquiera.
        Escribes y lees a Borges. Pistas, pistas…

      3. El exilio está sobrevalorado.

        Escribo y leo a Borges. ¿Cuántos millones de personas cumplen esos requisitos? Bueno, si tenemos en cuenta que también sé hacer preguntas capciosas, puede que los candidatos se reduzcan considerablemente. ¡Suerte! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s