Mientras me hablan de Cohen.

090108_leonard

Es la lenta poesía testigo,
Elección rápida del beso dado
Corta estancia pudiera ser abrigo
Sin producir amor, tuyo confiado.

Me asusté pronto, como vez soñada
Con miedo. Me olvidaba de escribir tu
Nombre y dolió…tan profundamente ajeno
Como ese aire prestado que no es de nadie.

La esencia bajo unos cuerpos de trigo
Muere (quizá), más allá en tu ombligo.
Ojos que son cielo tomado en llamas,
Y por el sol levemente agrietados.

El miedo, que es del que yo hablo, no es nada.
Sería mucho menor del que tu-
Vimos, al olvidarnos del veneno.
Pues la letra no permite, no es viable

Si de amor, no nos dolemos mendigo
En ocasiones callado es seguido,
En las veces que dicho es otorgado.
Es tarde. Ya ambos caminan aislados.

El mundo es extraño.

AT.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s