Comienzos.

I

Por la calle de Carretas sube Marina de la mano de Julio. Ni si quiera sonaba su canción favorita cuando murió,
pero no podemos sentirnos culpables. Fue por un gran amor, sin embargo tan pequeño que a la gente casi se le olvida escribir.
Sin embargo a la hora de escuchar, todo el mundo quiere saber porqué se enamoró de un payaso de circo. Quién sabe.

La noche corría tras las calles de un Madrid sombrío. Las luces de las farolas apenas arrojaban algo de verdad sobre la gran incertidumbre,
escondida bajo las baldosas y las piedras esparcidas con poco tino por la calle. Debía coger su autobús en Plaza de España tras salir de los
cines Capitol. Pero iba en un vehículo ruidoso, con y también sin él. Abría los ojos pocas veces, no los conseguía tener abiertos
mucho tiempo de corrido.

¿Qué ocurre?.

II

Tiraba el cigarro antes de entrar en casa. Su madre siempre pensó que era una forma de chamuscar pequeñas vidas, trozos de tiempo sin empezar.
El olor en la chaqueta de cuero era indiferente. Nadie puede distinguir dos olores simultáneos a la vez. O quizá sí.
Un día decidió que se marcharía de casa, sin mirar atrás, porque si que se pueden ver, sin embargo, dos cosas a la vez.
También sentirlas. Una mirada y una mano en la ventana. Lágrima que cae a través del cristal y una gota de lluvia,
que expresa la sonoridad silenciosa del que se marcha sin intención de volver. Así se sintió Félix cuando abandonó su barrio.
Atrás, tan solo un descampado, dos bloques de viviendas de protección oficial, el centro cultural que le enseñó la vida y la casa de
acogida para personas drogodependientes donde estaba su padre, hará en diciembre cuatro años y cinco meses.

También el banco de madera, ahora astillado y lleno de graffitis. Ya no se leía: Laura y yo. Laura tenía ahora,
una niña preciosa que se llama Vera, un marido abogado y una casa en una de las mejores zonas de Madrid.
Un ‘’no queremos lo mismo’’ por lo general, a los diecinueve años, suele ser decisivo. Una lástima, sí.

DSC_6120o

Foto de mis botas. De mí. O sea yo misma con mi mecanismo en mis botas. Que soy la más macarra. Qué bien me explico. Así da gusto.

AT.

Feliz noche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s