Gracias a la vida. 20

Quería escribir una entrada para daros las gracias a todos por hoy.
Sé que el día aún no ha terminado, y mientras escribo, las últimas luces que se perfilan a través de los edificios no paran de moverse.
Gracias a Carlos, mi portero, que me ha deseado un feliz día, mientras yo corría como una loca hacia el autobús, que se ha perdido sin mí calle arriba. Y eso que me ha dicho que había preparado a una banda de mariachis, pero no ha podido ser.
Gracias a Eva, mi amiga, por inaugurar mi día con un gran abrazo, un café y un libro de cuentos de Jon Bilbao, una edición tan bonita como ella.
Gracias a Luis, mi amigo, por olvidarse de que era mi cumple, porque era también el cumple de un amigo suyo y en su mente de filólogo loco no era posible que dos personas que quería naciesen el mismo día. Por quedarse en la cafetería con Eva y conmigo. Por darme un abrazo de los que te hacen sentir bien.
Gracias a Lola, mi vocecita, por aparecer en mi vida, por pasar el verano conmigo, por querernos a nuestra manera, por ser dos locas que dan vueltas por Madrid cigarro en mano. Por un mundo hecho de fotos Polaroid.
Gracias a María, mi cibelina, que sabe que es un descubrimiento, y le doy gracias por haberse hecho luz este año y brillar tanto. También a Marcos, porque nunca nadie me había felicitado echándose flores a sí mismo y ya después dándome la enhorabuena por entrar en el club de los veinte. Por nuestro libro ”El conflicto”. Esperemos que algún día pillen nuestros secretos, y pueda salir a la luz.
Gracias al equipo formado por Paloma y Ángela. Por acogerme con vosotras, quererme todos los días, reiros conmigo, vivir la vida un poco más todos los días. Sois de esas personas que hacen avanzar el espíritu. Con lo difícil que es encontrar personas tan auténticas. Yo no podría pensar las cosas sin las palabras que compartimos cada día. Paloma nunca dejes de escribir, y Ángela, tú sabes que soy tu fan de póster.
Gracias a Tomad Cudi Montodo o en español a Tomas, por ese disco. Por el cine. Por sonreír. Por ser. Por enseñarme los cuadrus zulús, que mi sordera convierte en ¿azul?. No te preocupes, intentaré regalarte imágenes maravillosas como la del otro día siempre que pueda. Y cuando quieras me haces de comer. Tortilla no, ¿eh? vale, vale, ya me callo.
Gracias a la música. A mi amiga con nombre de novela, y que rima, Marianela. Nela, Chelito, Chelo, Nelachelo. Por hacernos entender que la vida es un pentagrama. Por leerme siempre y aguantarme. Y por tus abrazos, casi tan buenos como las trenzas de chocolate.
Gracias a mi primer amor. Mi primera AMIGA del nuevo mundo. A Bea. No quiero extenderme contigo, porque ya sabes que te quiero con todo mi corazón.
Carlos y Sergio, los grandes de los grandes, nuestros medio guías en clase. Gente con experiencia que nos quiere bien. Que sigáis ”haciendoos cargo” durante mucho, pero que mucho. Desde Alemania y Buenos Aires.
A Sandra y a David. Pequeña personita, tú que tanto me conoces, y nos queremos a distancia y separadas. Que con sólo un gesto nos entendemos. Y al señorito, que ya he visto que es amigo de Marwan, tengamos a Cernuda en común. Que espero que seas muy feliz.
A Sara, Julia, Carmen y Alex. Mis baratos. Mis amigos. Muchas veces, cuando estamos los cinco, Sara dice aquello de: ”Mi vida no sería igual si vosotros no estuvierais”. Y me gusta.
Gracias a mis amigas, que se han ido manifestado como las horas del día, con cuenta gotas. Distribuyendo felicidad por horas, inyecciones de buen humor. Siempre hemos estado juntas, y es verdad que nos distanciamos con frecuencia y solemos huir. Pero siempre encontramos el camino, siempre hay un whatsapp, un ”estás bien”, otro ”ya estoy en tu casa” y ”arréglate Andrea, que eres una pesada.”
Gracias a Sully, Rorro, . Javi, Arri, Wirri… los muchachos del cole. Echo de menos cerrar los ojos en clase y oír vuestra risa.
Gracias a mis padres, por darme la vida. Gracias a mi hermano, por sacar lo mejor de mi.
Gracias a mi comunidad, con la que tanto quiero. La felicidad y la luz vive los domingos por la noche entre palabras. Y tabletas de chocolate, no seamos exquisitos.
Abuelo. A ti te compuse un poema, que ayer algunos pudieron leer. Gracias por seguir contándome tus historias. Yo también echo de menos a la abuela, y las cenas de Navidad en vuestra casa, de las que me acuerdo con mucho cariño.
A mi familia. En total somos 14, ¿y qué? Sí, sí. De ambas partes. Somos gente muy rara, del sur, del norte, de un pueblo, de la UGT…¿QUÉ MÁS DA? A mi tía la friki, mis tíos los guays, mi tío Ra y princesa Leia, el moderno de mi primo Álvaro, al tío Felipe y sus camisas y a mi abuela que es una crack.
Y no me olvido de los del puesto de libros de la facultad. Felicidades Julio, somos gente de bien. Gracias por regalarme a Delibes, es un gustazo. Eres un grande.

Malvi, Rocío, Irene, Carla, Caye, Andrea, Javi, Reruchi…

Y yo… una pobre tonta que llora como una magdalena. Creo que hoy ha sido el día más feliz de mi vida. Y si no, uno de los mejores.
Me pongo a Violeta Parra. Porque soy una pelota. Porque estoy agradecida. Porque lo único que puedo expresar ahora es gratitud. Y si me falta alguien, que lo siento muchísimo. Pero que le llevo en mi corazón.

DSC_5453

Os dejo con la letra…

Gracias a la vida. Violeta Parra.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abedecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre amigo hermano y luz alumbrando,
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro al bueno tan lejos del malo,
Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida
Gracias a la vida
Gracias a la vida
Gracias a la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s