Auto-convicciones.

Hoy me he dedicado a pensar. Como todos los días, pero quizá hoy haya ido más allá. Parezco estúpida realizando ambas afirmaciones, sé bien que Lola se estará riendo, y estará asintiendo que sí, que soy tonta, y que no es ningún descubrimiento.

Ha surgido en mi mente una idea. La de ir de frente. ¿Cuántos a día de hoy practicamos este deporte de riesgo?
A mí el fenómeno este, del escándalo de ”Garganta profunda” y la difusión de las cuentas de los sobres de Bárcenas, a lo español, (¡FIESTA! ¡Trae confeti, Ana, no seas tímida¡) no me ha gustado nada, ¿qué queréis que os diga? Las americanadas para los americanos, aquí ya estamos completos con la trama Noós y la Gürtel, señores. Y eso que no son nombres tan originales como la trama Pokemón por ejemplo… qué puedo decir, Spain is different. El otro día tumbada en mi cama mirando fijamente la pared morada, a ver si cambiaba de color, trataba de pensar con positividad. Y me salía un esquemita de esos que te ponen en el cole, sólo sirven para que usemos la retahíla de colores que nos compramos a principio de curso, pero bien, vale, aceptamos pulpo como animal de compañía. Hablo de los famosos ¿qué ocurre en la época no se cuanta? Y nosotros escribimos… pues respecto a la sociedad tanto, la economía esto, cultura, educación, sanidad… al salirme tantos ministerios y tanto hereje me mareé y dejé de pensar. Qué asco de esquema, ¡quemémoslo! Aunque todo sea dicho. Señor Wert, si usted va a recortar, no le impida a la UAM comprar micrófonos para los profesores, que tienen que gastarse su sueldo en botellas de agua para aclararse la voz y en pastillas para la garganta. Avise con antelación de que no hay dinero ni para lanzar palabras en el aire. Y apáñese como pueda, pero la Séneca debería volver. O el calvito erudito se removerá en su tumba. Aparte de mí, y otras tantos como yo…

[…]

Luego me dije a mí misma, que era tan sencillo hacerse un panorama encendiendo la televisión. En la primera las noticias, aunque cada vez menos, porque es propiedad del Gobierno, en la dos documentales, pero no estaba yo muy católica, entre que ha dimitido el Papa y todo ese negocio quita, quita… la tres es un rollo, y todo el mundo lo sabe. Pero de pronto puede sorprenderte con la noticia de que cuatro personas muy metidas en el tema futbolero también especulan y me dice mi padre: ”Ah, ¿que te sorprende? Eso siempre ha sido así en el fútbol”. En la Cuatro desahucios y suicidios, por supuesto Ada Colau, que me parece una grande, en Telecinco… digamos que en Telecinco se refleja la mentalidad social. El programa de Ana Rosa es el primer combate de gallos, desde bien tempranito, porque el noticiario anterior, estoy convencida de que el único servicio que ofrece es el de enterarte de qué hora es por la mañana, el resto es historia, o televisión, que siga el espectáculo amigos, Show must go on. Infinitas series malas como ellas solas y Gran Hermano. He de decir que soy una gran fan, y no tengo ningún reparo en decirlo, y tampoco voy a hacerme la estrecha. Me gusta el programa si es que hablamos de él como lo que es, un concurso en el que unas personas conviven durante un tiempo hasta llegar a una final en la que tienen acceso a un maletín con dinero. Eso también pasa en Pasapalabra. Ahora hay una chica que es más diestra respecto al léxico que muchos de los que hemos nacido aquí. Lleva un tiempo en la pantalla y juega para conseguir un dinero. El medio es el saber y en Gran Hermano la cara dura, pero tal y como está la vida, vienen siendo lo mismo. Lo que detesto es la ponzoña que se esparce cuando el programa termina. Que cada cual haga lo que quiera con su vida, y aquí paz y después gloria. ¿O es que acaso no se siguen leyendo los últimos libros de la etapa de Cela, o de quien dijera ser? No deja de ser en resumen, lo reconozco, un anestesiante social. Pero confío en el equilibrio de poder ser libres, si es que aún podemos, y yo me veo GH pero leo a Blas de Otero y me parece que la chaqueta que te has comprado en rebajas te queda divina. Y por supuesto que salimos este fin de semana a tomarnos unas copas.

[…]

Continúo. Y llega la Sexta. Bajo presupuesto, grandes comunicadores y máxima audiencia, programas de calidad y canal de cine. ¿Alguien puede explicármelo? Sigo sin entenderlo. Quizá esté ocurriendo como en el fútbol y parecemos todos mucho y muy fuerte, el portero de la selección de San Marino. Es que ni si quiera sé si este equipo existe, pero da igual, porque realmente no sé tampoco si existe una conciencia nacional conjunta alejada de un par de cervezas y unos pinchos de tortilla en el bar de la esquina. Nos estamos dejando meter un gol no. Un señor golazo.

[…]

Apagué la televisión y a la calle a respirar un poco de aire.
Viva el amor, el tabaco y la madre que lo parió.

1359802936294

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s