Qué buen humor, oiga.

Leí hace poco en un manual, que don Juan Manuel, había escrito seis libros que se habían perdido en la historia literaria, en el tiempo. Y dije, menos mal, porque el libro del Conde Lucanor es asfixiantemente aburrido. El caso es que este buen noble, escribió el libro de los Estados, y aunque no tenga nada que ver con la sarta de tonterías que a continuación escribiré, me sirve de introducción para hablar sobre algo vital. Los estados. De las personas, y… qué buen humor, ¡OIGA!.
Fantástico es ver el llamado ‘acción-reacción’. Considero el estado una masa informe, forma de cada uno, alrededor de nosotros moviéndose como una nube. (¿Alguien ha conseguido domar a una nube alguna vez?). Si se toca el estado, puede alejarse de la materia extraña, pero si reconoce al otro puede actuar de forma amable. Nos dicen que somos materia, somos constantes reacciones químicas, que se convierten en fases físicas, y que toman cervezas con amigos en bares, muy de vez en cuando, esperando que se vuelva hábito. Nos dice, nos dicen, nos dicen que…
Dos materias en contacto generan todo tipo de reacciones. Estas materias a partir de ahora las llamaremos, no os asustéis, personas. El problema es cuando alguien, únicamente, piensa que combina los elementos a la perfección y que no, que no hay manera, quite, quite, de pensar, que puede haber otra que produzca la mezcla sublime. La unión de dos personas, sea del tipo que sea. No quiero que parezca un anuncio de Coca-cola, pero sí, escépticos. Puede pasar, puede ocurrir que llegue alguien y te encaje, que sea tu cosa informe diariamente necesaria. Y cambias. Y no sé si vas a mejor o a peor, pero te cambia y bueno, qué le vamos a hacer.
Es como cuando te estás comiendo una hamburguesa en el McDonald’s y dices ”me falta algo”. No sé, en mi caso se llama McFlurry de lacasitos con caramelo, os dejo elegir lo que queráis la verdad.
Y creo que sobre esto iba a decir algo más porque el hecho es que estaba indignadísima con el tema este de que la gente cambia cuando encuentra su media sandía pero se me ha olvidado. Esta parte la escribí anteayer, se me pasó ponerosla.
Es que últimamente pienso que si no pensara (Marcos, si me estás leyendo esto es una aliteración), quizá me fuese mejor. Y yo prometo que lo intento, que digo, ”pensemos en cosas felices” y ”fáciles”. Pero viene mi profesor de poesía, que por cierto hoy hemos empezado el segundo cuatrimestre y estoy enamorada, y nos suelta ”¿Qué es la literatura?” y tú piensas, ”disculpe, ¿la salida? es que me he liado”. Perfecto. Y ha sido el momento en el que levanta la mano Luis y nos dice ”para mí la literatura es lograr alcanzar lo inefable” y todos ”sí, sí, sí”. Entonces claro, Paul Newman, que se parece muchísimo al profesor, ha dicho que entonces la literatura es universo, claro. Y yo he pensado: es universal. Y vaya rima interna.

https://www.youtube.com/watch?v=zC4poOpZG9w

No he levantado la mano porque no sabía qué decir, pero Paul tenía toda la razón. Si vas a pasarte cinco años de tu vida, dedicándole la mayor parte del tiempo a esto, dios mío, ¡ay de ti! si no sabes lo que es. Pero realmente relfexionando con posterioridad he escrito en mi cuaderno lo siguiente:
”La literatura es el veneno que deja una herida que nunca termina de cicatrizar. Siempre nos duele. Por eso nosotros, los emponzoñados, buscamos a alguien que comparta el tormento de que exista un amor más grande que nosotros, o ese amor que sólo puede transmitirse por medio de la palabra.”
Escribiendo cosas que me preguntan siempre termino hablando de amor o de cualquier expresión de este. Pero es que no puedo evitarlo, a pesar de estar descorazonada. Aunque en este discurso debiera cambiar la palabra ”amor” por ”pasión”. Dicen, que no sólo el amor es un tema literario, que también tenemos naturaleza, humor y satírico bla bla bla. Perdónenme pero si alguien no hubiera estado en un arranque de éxtasis, exaltación, pasión sublime, desgarradora, no se hubiera puesto a escribir cualquier cosa que sintiera. Así que sí, la literatura es pasión, es una expresión estética de un sentir general o no. Y punto. Y yo sé perfectamente que es una opinión.
Ahora me pondría a hablar de las amistades peligrosas, pero es que me da mucha pereza. También de que dentro de un mes cumplo el primer patito y el tatuaje que no me atrevo, y llevo diciéndolo meses. Semana que viene sin falta, total, está de moda el dejar para mañana algo que podemos hacer hoy.

Madrid-20120608-00494

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s