El fenómeno fan(fatal).

Como últimamente, como dijeron los Pereza, ”veo a gente fan, fan, fatal”, me decido a escribir sobre esto, ¿y porqué no?
Primero de todo quería plantear una duda,varias, de estas profundamente existenciales, que no voy a resolver porque quiero hablar del fenómeno en sí, pero me han surgido esta mañana nada más levantarme, como aquel que dice. ¿Cómo tienes que ser de famoso para escribir una biografía de tu vida? ¿Cuántos años se consideran suficientes para poner tu vida por escrito?¿Le va a interesar a alguien? ¿Tu vida? No tiene nada que ver con Jose Mari.

– ”El mundo nos ha dividido en estrellas y en fans.”
– ”¿Qué se siente siendo ”faneado”?”
– ”¿Somos fans de póster como dice Carolina Cerezuela?”

Yo puedo decir por ejemplo, que me considero (muy) fan de Javier Marías. Que me he visto todas las entrevistas que ha hecho, que he leído todos sus artículos del Semanal desde que lo cogí por primera vez, y que tengo dos libros firmados. Que el día en el que le tuve enfrente y pude decirle cualquier cosa, por muy estúpida que fuese, decidí agachar la cabeza, decir mi nombre bajito e irme corriendo, casi gritando: ¡Me ha firmado, me ha firmado!. Pues bien, yo esto no sé si se considera ser fan de alguien, porque es necesario contrastar un poco más. Pongamos a una ‘belieber’ de esas que piensan que Justin Bieber es el mejor cantante de la historia, me ahorro el taco, que darían todo por él y que apenas duermen ni tampoco viven porque tienen que tener el teléfono en la mano para leer hasta dejarse los ojos, todas las tonterías que pone este lo que sea en su Twitter. Podríamos hablar de envidia, a lo mejor todos querríamos tener la vida de este muchacho, cuya madre colgó un par de vídeos en Youtube, y a alguien le gustó tanto como para señalarle con el dedo y decirle:- Tú, tú serás una gran estrella, millones de muchachas por todo el mundo querrán tocarte, pero saldrás con una princesa Disney actual. Esta es Selena Gómez, Selena, Justin, Justin, Selena. Y con tan sólo diecisiete años tendrás montañas de dinero, una marca de ropa y fans que se rapan la cabeza por ti en cuanto leen que tienes una enfermedad terminal. Que al final resultará ser mentira, y tendremos una generación de medio millón de chicas con el pelo a lo garçon. Esto es una ‘dedocracia’ en toda regla.
Yo no me veo así. Puede que sea porque haya que clasificar a los fans en silenciosos y gritones.
Ayer vi en la televisión que la autora de 50 sombras de Grey estaba en Madrid firmando su trilogía y vendiéndola como churros. La cola era inmensa, y no es que se hiciese ayer el agosto, si no que se hizo 7 u 8 veranos más concretamente. A costa de muchísimas personas esa mujer, esta madre de familia, que según dicen ha escrito un buen Best-Seller, veraneará en el lugar del mundo que quiera y llevará a sus hijos a Eurodisney, quién sabe si llegará a despertar al viejo de Walt, e inaugurará un parque ella sola. Muchas de las personas que guardaron impacientemente la cola, se declaraban fans de esta mujer, y lo cierto es que no sé porqué. Dicen que sus libros ‘enganchan’, que cuando te das cuenta te han dado las seis de la mañana sin poder parar de leer. Pues bien, ninguno de los que van al trabajo ojerosos se han parado a pensar que esta mujer escribía fanfiction, y que si es tan atractivo el libro es porque desvela todos esos deseos oscuros que alguna vez hemos llegado a tener,que nadie se ha atrevido a revelar, y como ahora alguien se ha atrevido a verbalizar, es compartido por todos. Además leer es una actividad que se ve divinamente en sociedad, se aparenta cultura, sabiduría, espíritu inquieto y algo bohemio. La gente que tiene en la mano esos libros tiene el mismo glamour que un tío gordo con una camiseta de obrero especializado, de los que te escupen piropos por la calle, sentado en un váter con una revista porno en la mano. El James no ha venido a inventar nada, los libros sobre pasión desenfrenada y sin límites humanos ya estaban inventados. Basta con volar al S XIV o a la librería o biblioteca más cercana y coger el Libro del Buen amor o cualquier tratado medieval. Eso es libre albedrío, y no decir:- Este libro es genial, todo el mundo lo lee. Incluso podéis leer ‘Lolita’ de Nabokov. Leedlo ‘gente de grey’.
Es imprescindible hablar del fenómeno no puedo dormir, soy muy fan de, en el capítulo de música, comida y lugares. Los M&M’s que para entendernos, son los lacasitos a la americana, han creado un estilo de vida. ¿Qué hago mientras estudio? Para dentro. ¿Que estoy con mis amigos?Uno, dos, tres, cuatro, la bolsa entera. ¿Que voy al cine?- Disculpe, ¿podría ponerme todo el mostrador? Es tal la extensión de esas capsulitas de chocolate,pintadas de todos los colores que se nos pudieran ocurrir, que en pleno Times Square han abierto una tienda enorme, hasta en las Vegas. Junto a la de Coca-Cola. Que también tiene muchos adeptos, coca-colamaníacos que mueren por el rojo y blanco vidrio de una botella. Es normal que sean fans de una marca cuyo producto vende felicidad a bajo precio. ¿No?
Respecto a los grupos de música hay mucha confusión. Yo sé que el rastro de Madrid es una pasada, y que aunque no hayas escuchado en tu vida a Los Ramones o a Nirvana, comprarte una camiseta chula, pues es algo que antes o después, Nostradamus ya lo había dicho, y tenía que cumplirse. Digo que es algo que debiera cumplirse, no que tuviera que pasar. Lo que pasa es que hay mucho postureo, como en todos los sitios. Un verdadero fan cuando va a pagar la camiseta, tararea algo o dice alguna anécdota que haya leído por internet o por donde sea. Yo que sé, a veces me enerva un poco esto. Hay que ser fans, en la justa medida en la que la otra parte va a mostrar reciprocidad. El chocolate nos dará la felicidad, la música nos recordará momentos de nuestra vida, y la Coca-cola …bueno. La Coca-cola es sinónimo de : ‘Vive la vida’. Ni mucho, ni poco. Si es poco no hace falta ni que te esfuerces, y si es mucho pues con cuidado, que no queremos otro John Lennon a estas alturas, ni imaginarlo, ¿eh?
También tengo otra duda y es que si gustar es sinónimo de ser fan. Es decir, que te guste dar paseos por el centro, ¿te hace ser fan?, que te guste la sonrisa de alguien llena de helado, ¿te hace fan?¿helado o persona?¡Frambuesa!. Que te guste ir en metro, ¿te hace ser fan?¿Nos hacemos camisetas con el plano del metro de Madrid?Triunfaría entre los provincianos. A lo mejor incluso nos forrábamos.
Hay que ser fans de todo en la vida. De nuestras personas favoritas, de lo que nos pasa, de todo esto, que sólo se vive una vez, morenos, de lo que veamos básicamente. Porque hay que vivir con pasión, como si cada día fuese el último, sí, esto es una invitación a ser fans del Carpe diem, que engloba todo. No rechazar nada, y tampoco centrarse en sólo una cosa. Esto no deja de ser una opinión más, no hay que olvidarlo y si queréis leer 50 sombras de Grey adelante, o si queréis escuchar a Justin Bieber hacedlo, reconozco que yo cantaba el ‘Baby’ hasta que bueno. Lo que fuese. El caso es no cerrarse, y abrir la mente. Hacedlo todos juntos a la vez, a ver si conseguimos que en este mundo haya menos fánaticos (por cierto me encantan la derivación esta que os habéis sacado de la manga los de Pipas G y los ‘tijuanáticos’, chapó) y más amantes de la vida. Buena o mala.
Y siempre habrá poesía.
Ya me callo.

Pd. J.K. Rowling y Harry Potter no cuentan, porque es una pasada. Es más ‘limpia’.

Esta banda sonora, es una auténtica invitación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s