Una de cisnes y flamencos.

No puede, si no que es ciudad.
Calle vacía marcada por las pisadas de tu boca.
Farola en cada tramo, semáforo de besos y alcohol.
El humo que desprenden tus labios se vuelve frío en contacto con mis manos,
Tus dedos rozan mi piel, tocan mi pelo, se desvanecen
Chocamos contra la gente, el viento los desplaza a ellos.
Y mientras tanto seguimos bajando la calle que nos sube por los pies.
No hay nubes no, no hay cielo, tampoco,
La luna apenas se deja ver, las estrellas prefieren esperar,
Aun el telón no ha caído, ni los focos se han acabado. Tampoco las palmas.
Parece que alguien entra por bulería, pero no es más que un papel
En contacto metálico con uno de esos postes, que ya dije, desprenden luz.
Calle vacía marcada por tu sombra.
Ya esperando el autobús, otros me enmarcan,
No es un cuadro, tampoco una…

Ver la entrada original 136 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s