Qué curioso es.

Quiero que sepáis que ningún día de vuestra vida pasa en vano. Todos son importantes, incluso los lunes, cuando nos ponemos a ‘tuitear’ como locos que es un día asqueroso en el que nada sale como deseásemos, excepto esa sonrisa cuando vemos a alguien a quien echábamos de menos. Por eso quiero contaros que siempre pasa algo, sea lo que sea.

Pues bien, el otro día iba sentada en el autobús, naturalmente lunes, día de colonia antigua, vaho en los cristales del autobús, caras largas porque el fin de semana se ha quedado corto y de ir de pie, porque la ‘chavalada’ de todo el barrio cree que la forma más idónea de pasar el tiempo libre a las nueve de la mañana es ocupando el 67, en lugar de ir a ver obras, a Ana Rosa o ..¿dormir?
A mi lado una mujer va medio dormida, y no para de comerse el pelo que le tapa la cara. Rubio, pero no como la cerveza, que esa solo se bebe. La otra señora que se sienta a mi izquierda me va mirando y resopla. Creo que es por estas pintas de rebelde que llevo ahora, es que no me entiendo. Se acaba de subir una señora a la altura del metro y lleva un montón de periódicos. Ofrece noticias a cada persona, muy frescas, el panorama está calentito. Y sigo sin comprender, ella no pide nada a cambio, de hecho se ha desilusionado mucho cuando le he dicho: – No gracias. Pero es que prefiero el periódico de la facultad. ¿Qué puedo decir?
Leyendo ahora las notas que cogí ese día, leo algo así como: ‘el hombre delgado’, ‘amor en el transporte público’. Quiero decir que no. No tengo ningún problema mental, y probablemente de esas notas, os iría a contar algo interesante pero como no lo recuerdo me voy a inventar otra cosa, y así acabo antes. Comienzo.
”No es fácil describir a Elena. Lleva un sombrero negro, gabardina, lo que parece una camiseta blanca, pantalones morados y unas botas de montaña. Acaba de despedirse de un tal…Ignacio. Acaban de conocerse. Y yo estoy aquí, escribiendo y bajando la cabeza. Disimuladamente. Cuando en realidad me dedico a pensar en qué parada se bajará y qué hará después.”
Aquel día no pasó mucho más, excepto que estuve borde y llegué bastante tarde a clase. No había trenzas de chocolate en la cafetería (Luis pienso matarte), y llevábamos una semana sin dar literatura porque los profesores del departamento de Medieval estaban en una casa conmemorativa en Méjico, dedicada a Cervantes. Claro, en Méjico. Claro, Cervantes. Margarita, mojito, burrito, salsa, picante, playa, conocer gente interesante, ambiente, muero de envidia, yo y todos.
Hoy sin embargo también es lunes, y lo sorprendente es que también han pasado ‘cosas’. Conducía hacia clase. Me he levantado a las seis y media de la mañana, he estudiado para el examen de hoy un par de horas, he terminado morfología, que lo llevaba neolíticamente atrasado y he desayunado. Al terminar no me apetecía aguantar las noticias y he pensado que lo mejor sería seguir leyendo la Diana de Jorge de Montemayor. Como ha sido un error, me he ido a dormir por segunda vez en ocho horas. A la hora o así me he vuelto a levantar, me he duchado y me he vestido. He cogido a ‘Lola o ‘Maga’, que así se llama mi coche, y he ido a entregar unas solicitudes en el centro de prácticas externas de la Autónoma.
Contado así suena a-bu-rri-dí-si-mo (perdonadme, pero es que hoy me han enseñado a silabear). Pues este sería un relato espantoso (corta el rollo), si no os dijera que cuando conducía hacia la facultad, una niebla blanca y espesa me ha hecho poner las luces, que iluminarían a una fila de militares para perderse en el bosque delimitado por una valla de madera. A lo lejos unos grandes tentáculos iban a venían con suma violencia. A mi derecha un cartel que ponía: Conduzca a sesenta.

Lo fantástico nace, crece, conoce al rollo de una noche de su vida, y muere.

Cada día cuenta. Os dejo esta canción. Escuchadla con los ojos cerrados. No vale pensar en la persona que os hace feliz. Consiste en imaginarla al lado.

”You must follow your heart…”

—————————————————————————————————————————-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s