Es pecado capital…

Lo que se dice capital, capital no es. No por nada en concreto, si no porque ayer pude comprobar que la línea naranja del metro, nos parece más alegre la denominación por colores, para ir a ver a la compañía de Teatro Ron Lalá. Pongámonos en antecedentes…- Ron Lalá- ¿Eso es una marca de bebida?- No, no, es una compañía de teatro, son la bomba, me juego lo que quieras a que te van a encantar- Bueno, bueno voy a ver. Tras verme todo el canal de Youtube, leer todo lo que venía en la web dije, ‘deber y obligación es para mi, ver esta función’.
Me metí en el ordenador para comprar las entradas, ‘están en el teatro del Canal, a un tiro de casa la verdad’. Miré y para mi sorpresa, actuaban del 18 de octubre al 4 de noviembre, y yo que siempre he sido de contar con los deditos, también de mirar el calendario, caí en que era 4 por la noche y yo sin entradas. Fenomenal. Pero como siempre me ha encantado el agua y bucear, descubrí que tenían dos pases más, uno en San Fernando y otro en Móstoles. Este último lo tiré a la basura, y lo quemé corriendo, creo que en la DGT, por ahí por esa zona, ya me conocen, nada más ni nada menos que seis veces.
– Carmen, ¿te vienes al teatro?- ¿A ver qué?- Pues…Siglo de oro, siglo de ahora. Vente que me han hablado muy bien, que los temas de antes son los de ahora y no nos hemos dado ni cuenta, ¿Comprendes?.
Era de noche cuando llegamos, habíamos estado mirando en ‘Google Earth’ cómo llegar, pero como no teníamos vistas desde arriba, decidimos acercarnos a una provinciana del lugar, – Disculpa, ¿Sabes dónde podemos ir al teatro a ver Ron Lalá?- Seguid todo recto, puede que lo encontréis, meteos a la derecha y luego ya me diréis. Una señora que iba colgada de su brazo como un ‘tamagochi’ intervenir quiso- Deja de liar a las muchachas, que no son de aquí, ¿queréis que os acompañemos por medio rubí?- ¿Y eso qué es?- Me pareció bien compararlo con sus labios color carmesí…- Calla, yaya, que las muchachas corriendo son de nosotras, mi vista no las alcanza ha.
Carmen y yo teníamos miedo, ¿porqué la gente e incluso nosotras hablábamos así?. Al llegar al teatro, sofocadas estábamos, sin saber porqué el señor de la puerta nos pidió el papel. – Perdonen señoritas, de buen gusto yo las dejaba entrar, pero sepan ustedes que la administración no me paga el jornal, y si ustedes pasan libremente, mis retoños con agua caliente hasta final de mes, lavarse no podrán.- Disculpe nuestro atrevimiento caballero , llegábamos tan rápido, que nos confundimos con el viento.- Disculpe a mi amiga buen señor, esta nerviosa porque empieza la folía.
El teatro no era el más lujoso del mundo, ni las butacas eran propias del Palacio Real, pero ¿Qué esperar? El sitio es algo que no importa cuando vas a ver algo de calidad. Merece la pena seguir a esta compañía de teatro por muchos motivos que me gustaría comentar y a ver si puedo quitarme la estrofa rima de la boca para poder continuar.
Voy a intentar hablaros por encima de estos cracks, que son lo que son, porque consiguen llenar el auditorio, no solo de gente si no de buenas vibraciones y sobre todo de una risa que nace desde la sinceridad. Son un conglomerado de actualidad y antigüedad, unos cuatrocientos o quinientos años ni más ni menos, que consiguen decirte que lo que estamos viviendo no es nada comparado con lo que se vivió en el siglo de oro. Que nuestros antepasados si pudiesen trasladarse al hoy, la única diferencia que verían sería pasear por Fuencarral viendo a todos los modernos y ‘hipsters’ de Gran Vía. Te teletransportan a una manifestación, a un corral de comedias, a tu cara delante del plato en la cocina mientras ves los informativos con noticias poco alentadoras al medio día, a peleas de ‘macarras’ sacados del barroco…son fantásticos. Me gustaría comentar las partes interactivas del espectáculo, que lo único que consiguen es que puedas engancharte de forma absoluta y eterna a la compañía, y a la obra. No conoces a nadie en la sala pero es fantástico comprobar como la gente que te rodea, puede que no vea el mundo de la misma manera pero disfruta igual.
Siglo de ahora, es siglo de todo, también de oro. Se ve que es magnífica por todo el trabajo que tiene detrás y el cariño con el que (esperamos) que se haya hecho. Mil gracias, y hasta la próxima.

– ¿Viste cuando sacaron el cuadro del Ecce homo?- Yo no podía parar de reírme…sólo te digo una cosa Carmencita. ”Nihil Obstat”. -Espero que eso no vaya por las copas de ron-cola de esta noche- No no, desde luego que no. Después de hoy, dos o tres copas de ron nunca serán suficientes.

———————————————————————————————————————

Buen domingo pequeñines.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s