Las cosas que pensamos. Las de verdad.

Mientras estaba medio dormida en el butacón que nos han puesto en la sala de vídeo del módulo dos, me dí cuenta de que no tenía ni puñetera idea de nada. Pero así, absoluta y duramente de nada. Ni de la vida, ni de las relaciones que hasta entonces estaba manteniendo con mis amigos, ni de mis anteriores roturas de corazón. Es que ni si quiera podía nombrar los títulos y los autores que poblaban mi habitación, porque como me dijeron la semana pasada…son legión.

Estaba Lola sentada a mi lado derecho, como siempre, y Sergio en el izquierdo, como él dice ‘haciéndose cargo de la situación‘…Él es algo así como nuestro Mike The Situation de Jersey Shore. Estábamos en el curso de ”Lunes de literatura y cine”, y nos estaban hablando del método aristotélico de creación de personajes. Es muy interesante, debéis echarle un vistacillo. Resulta, que los personajes se estructuran en tres grandes grupos, todos respecto al creador, yo, o creadores, nosotros, de nuestra propia historia. Recordemos, aunque no lo haya mencionado, que llegamos mucho mejor a los demás si partimos contando una historia desde nuestra propia experiencia personal transfigurándola y cambiándola un poco o completamente, para ser cercanos. Serlo más. Hay gente que no es que cambie su historia, si no que se apropia de las vidas del resto del mundo, esperando que le salga gratis. Mal, fatal, no se hace, no es bien, ¿vale? Y sobre ese tema no tengo nada más que decir, salvo que no merece la pena. Como siempre, me acabo perdiendo en mis propias ramas. Recordadme que luego hable de árboles.

Existen tres tipos de personajes. Y no, no son el bueno, el feo y el malo, aunque podrían serlo, no lo descarto. Resulta que son: el que se iguala a nosotros, uno superior, y otro inferior. Me parece una clasificación absolutamente maravillosa aunque tiene algunos fallos. Me parece estupendo que podamos considerar a alguien, o a nuestra creación, mejor que nosotros porque eso quiere decir que nos rendimos ante la absoluta evidencia de que alguien, es mejor y no me pienso poner a discutir sobre el grado de ‘mejoridad‘. Qué pasa. Me acabo de inventar esa palabra, y qué. Como buena filóloga puedo disculparme y decir que…¡¡Algún día la patentaré!!. El caso, que también tenemos al personaje que podríamos decir… que es peor. Y aquí es cuando la gente se ensaña y crea a personajes como Pascual Duarte, ya te vale y mil gracias Cela, Rafael Sánchez Mazas, ya te vale mundo, gracias Javier Cercas por acercarnos, o mi hermano. Ya te vale madre. Oli. Te quiero y lo sabes bien. Bueno y algún personaje femenino por ahí como la madrastra de Cenicienta, Walt… ¿Escribías para niños o para gente descorazonada? o la propia Celestina. De ella no diré nada porque era medio bruja, y tengo que hacer un trabajo para ya de ya. No creo que sean personajes más bajos, simplemente que tienen una función clarísima que me permite continuar con mis divagaciones y zanjar el tema por completo. Nos han enseñado qué es lo que NO hay que hacer en esta vida, que son dos días y tres cafés como dijo alguien por ahí, o de lo que podemos hacer sin que nos pillen de forma bien hecha, aunque el trabajo haya sido sucio. Tenemos que echarle morro en alguna parte de este tinglado que muchos no paran de empeñarse en llamarlo vida, destino, lo que sea. Como si queréis llamarlo McFlurry de M&M’s con caramelo por encima en el McDonalds de Callao con Lola a las siete y media de la tarde de cualquier día de la semana. 

Los personajes que son iguales que nosotros son los que en mi opinión se llevan la palma. Nos hacen sentir que puede pasar cualquier cosa, que podemos sobreponernos, que al irnos a dormir mal, el día se levantará bien. Que esos personajes pueden morir. Que pueden vivir. Sentir que pueden mantener una relación con una persona en la que se vuelquen y que no ocurra absolutamente nada. Que ocurra el viento y así nosotros. Personajes que se hacen querer, no porque sean mejores ni peores ni nos instiguen confianza o compasión. Empatía amigos. Se llama empatía y tiene nombre de igual a igual. De ponerse en el lugar del otro. 

Lo que me teníais que recordar antes era un cuadro de Paul Cèzanne que me enseñaron el otro día. Era un prado verde, color zumo de naranja con pulpa, enérgico, de lo más vital, que sin embargo me transmitió un suspense que me sorprendió. Paul Hitchcock o Paul King, deberían haberle llamado sus padres mejor. Y a mi los míos maga de las palabras. En primer plano podíamos adivinar un árbol enormemente enredado. Las ramas bailaban una música que yo no podía o no quería escuchar. Descendían al tronco, con una belleza natural porque no estaba forzada de ninguna manera. Comunicaba con las raíces que se ataban a un par de piedras que creí ver, formando el camino, un camino de luces y sombras que reducían el resto de árboles. En los laterales del cuadro algunas manchas grises, era el cielo. También azules marino. Parecía ese lugar el mundo interior de cada uno, algunas manchas alegres, otros trazos menos nítidos y la tristeza muriendo entre las hojas. Si te fijabas bien había un personaje…detrás del árbol. Tumbado. Iluminado por un par de rayos. –¿Te estás riendo de mi?- Giró la cabeza levemente sin moverse. El césped le amaba contra las flores. – No, lo que me pregunto es porqué motivo no sacas a tus personajes de dentro. Ahí los tienes. ¿A qué esperas? ¡ESCRÍBELOS, RECRÉALOS, DALES VIDA!  – Yo no sé escribir…- ¿Que no sabes qué?

Oye topa, ¿Tu has visto ”La princesa prometida”?– me dijo Lola.

No tronqui, ¿me vas a obligar a verla en Series Ly?

Sí, porque soy Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre…prepárate a morir. 

 

 

”Tendría algo que ver contigo esa lluvia de estrellas que cayó por el camino, el día que estuvimos a punto de perdernos…dejaron de girar los planetas. Nos miraba el universo…”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s