La Sole o Dolores.

Dicen que tener pareja es importante, claro, nos ha fastidiado. Claro que lo es, porque el ser humano es esencialmente social y necesitamos a alguien que nos de mimitos y abracitos o que simplemente nos mire a los ojos, parte importante, y nos pregunte cómo estamos. Hace poco me quedé pensando… pues sobre esto, ¿no?. Yo estaba con algunas de mis mejores amigas, yo las miraba, y de repente, fue como una racha de viento (canción estupenda de Carlos Chouen), yo era la única en la mesa que no tenía a nadie que me mandase mensajes por la noche. Todo es culpa de las palabras. Por que hay fealdad en ellas. Cuando dices: soledad, único, solo, solamente, nadie, jamás, nunca. Pero ocurre como con todo, lo bello es totalmente subjetivo. A mi me puede parecer una persona una verdadera maravilla y a otro ni si quiera un ladrillo de la Gran Muralla. A lo que voy, el viento se convirtió en un poco de rasca y tuve que sacar la chaqueta.

De camino a casa, no lo negaré, me sentí un poco sola. Cuando me fui a dormir y agarré la almohada morada a juego con mi pared, algunas baldas y mi color favorito, volví a sentir esa sensación de vacío que te invade, cuando es la noche la que se extiende ante ti, con sus silencios y todo. Aprovechando que no me podía dormir, y que un ambiente púrpura me iba rodeando, cogí mi iTouch y me puse la canción de Purple rain de Prince, que ha tenido mil nombres por su maldita indecisión. Mañana puede que escriba sobre eso. Como seguía sin poder dormirme, encendí la luz y me enrollé el nórdico por todo el cuerpo. Me puse a mirar las estanterías llenas de libros. Algunas fotos que tenía colgadas sobre las paredes…Un momento. No estaba sola. Si bien es cierto, que el cariño de unos ojos es distinto al del alma, pero ambos guardan un calor especial, es el de la vida. Volé hasta al libro de Historias del Kronen. Su protagonista, Carlos, está rodeado de gente que le aprecia, o que al menos le tiene alguna simpatía, aun que esta nazca en ocasiones de experiencias no precisamente extraordinarias, si no más bien profundas como la palabra subsuelo. Esas personas tan solo buscan en él algo que no tienen pero que a él le sobra. Es un personaje auto-suficiente, hipócrita, nada leal y algo chulo, un imán para las mujeres como yo en definitiva, y un perfecto seguidor para algunos hombres (Que se lo digan a Roberto. Venga, ahora tenéis que leerlo). Está solo, porque no deja acercarse a nadie, ha creado una burbuja en la que se sumerge, la ha llenado de misterio de …¿duende Rosario?… de algo. Y eso nos inquieta. Algunos podrían decir que es un personaje repulsivo, que no merece la compasión de nadie y que no tiene sentimientos. Que está solo. Que no tiene a nadie. Pues… no es así. La soledad que le han echado encima la absorben los que se la impusieron, hay que tener en cuenta el efecto boomerang en narrativa.

Muchos dicen lo de ‘más vale solo que mal acompañado‘. Analizándolo…todas esas personas que están metidos en un grupo enorme de personas, que tienen mil contactos en las redes sociales… que yo que sé. ¿Realmente se sienten amados por el mundo? ¿Cuántos amigos…. y por amigo entiendo esa persona que te mira y con apenas tres segundos comprende lo que te pasa…tienen? La sensación de soledad no es directamente inversa a la expresión ‘cuantos más amigos mejor‘, no. Mi padre dice que apenas puede contar a sus amigos con la palma de su mano, yo siempre le digo que es un exagerado y él me dice, ya lo verás, a lo que yo le contesto: ya lo veré, subiéndome el puente de las gafas a su lugar correcto en mi fabulosa nariz (Modesta baja, que subo).

Esas personas que te encuentras por la calle escuchando música… que van a lo suyo. No la escuchan porque se sientan solas. Se trata de otro tipo de acompañamiento. Lo mismo les pasa a los que pasean sin rumbo alguno, a los que leen tirados en un parque, a los que simplemente se sientan a columpiarse en un parque. Y es lo mismo lo que pasa con el amor. Puede que estés con alguien por que sí, y eso no puede ser. Los motivos tienen que ser: por su sonrisa, por su forma de sacarme de quicio, por que me chincha, por que hoy no me ha llamado y me da rabia, por que se sabe mi canción favorita y me la canta desafinando, por que no le gusta el chocolate y por que no sé que hacer con el destello de su pelo.

No estoy sola. Ni ninguno de vosotros tampoco. Lo importante es tener cerca a los nuestros, un par de fotos, unos libros (esto es si queréis, es que tengo que ir haciendo patria, entendedme…), algo de música. Y respecto a lo otro… a mi que me pongan a alguien que le gusten mis manos. Aunque siempre estén frías, las lleve pintadas de boli Bic, y las uñas manzana envenenada a medio pintar.

 

Empieza a hacer calor…¿Lo notáis?

”What’ll you do when you get lonely and nobody’s waiting by your side?

You’ve been running and hiding much too long. You know it’s just your foolish pride.

Layla, you’ve got me on my knees…Layla, i’m begging, darling please…”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s