No-continuidad de los parques.

Para Carmen o Menchu, que hoy es su cumpleaños. Espero de corazón que haya sido un día fantástico, como tu sonrisa cuando golpeas la pantalla del teléfono con los dedos para enseñarnos la charca con hojas otoñales interactiva que tienes de fondo de pantalla. Gracias. 

El otro día me llamó mi amiga Andrea. No, no soy yo hablando conmigo misma rollo meta-filosófico. Hace tres semanas ( Ni maah ni menoh ni maah ni menooh. Estoy de un agitanado…), le había dejado a dicha señorita una falda de lo más vital por sus colores. También atrevida puesto que, tiene como una cremallera en medio que si la desabrochas te quedas como te trajo al mundo el médico de guardia. El mío se apellidaba Carnicero, y ahí lo dejo. Total, que me la devolvió ayer junto a mi collar de salir. Me preguntó que si le acompañaba a la papelería, y yo le dije que vale, pero que tenía que pasar por el estanco a comprar tabaco.

El sincio te va a matar. (Risa de mi amiga. Deberíais oírla reír.)

Perdona, ¿el qué?

El sincio tía. ¿No sabes lo que es? Das tol lache.

¿Podrías hablarme en castellano? A los de filología se les habla bien.

Vaya topos, qué pena hija.

Todo esto coincidió cuando torcíamos la esquina de casa, al tiempo que no parábamos de reírnos y yo la miraba desde un  telescopio al mismo tiempo, por que hacía mucho que no quedábamos un rato que pudiera considerarse tiempo. Podían verse las estrellas. La tía fuma como un carretero. En verdad las dos lo hacemos, pero yo me corto un poco más. Nos sigue dando corte entrar en el estanco de casa. La dueña es amiga de nuestras madres, vecina de urbanización. Aun así , Charo le ha dicho a la Oli que puedo entrar sin parecer una extraña.Un camel porfavor No está Charo, me cae bien la señora que me atiende. Nunca me acuerdo de cómo se llama. Si me vende el abono leche¡Mamaaaaá¡ Dime Andre ¿Cómo se llama la del estanco que es así rubia que trabaja con Charo? ¡Ay…! Yo lo sabía… ¡MANOLI! Se llama Manoli. Cuatro veinte por favor Joder, cómo sube el tabaco El sincio tía el vicio. Ahora tiene sentido.

Nos dirigimos sin prisa al Carlin, que así se llama la papelería de mi barrio. Me encanta ir todos los septiembres a comprarme el ‘material escolar‘. Aunque esté en la universidad, me da igual que sea infantil. Me compro unos colorines para que mis apuntes me caigan bien. A medida que andamos, hablamos de todo y de nada a la vez. Nuestras palabras se las lleva la calle, para reflejarse en los edificios, en la gente que conocemos y que saludamos, en los que ignoramos, en los cristales del Hemeya, en el chino de las chuches. Y éstas nos son devueltas a la altura de Cala-Millor, mientras miramos con atención ese pastel de chocolate con pepitas de chocolate, con chocolate por encima y más demonio dulce que va directamente a nuestros labios antes de llegar a las cartucheras. Magnífico. Dejad de fumar, que estáis en edad, que sois tan jóvenes, el vicio os mata… Nos miramos por que la señora que nos acaba de decir eso se aleja cual cangrejito, esperando una salida de tono, supongo, para reprocharnos que somos unas jóvenes maleducadas. Nos damos la vuelta y nos reímos, por que la vida está bien. Qué señora, es que son igual de pesadas que las de casa Ya tía, ¿Te acuerdas de pequeñas cuando nos tirábamos a la piscina en bomba y nos gritaban? y a Alberto y a María siempre les caía la bronca… ¡Voy a llamar a vuestros paaaaaadres malnacidos¡. Justo coincide que me estoy leyendo (otra vez) el Cid en maldita literatura maléfico-medieval. Digo esto por que ahora hubiera sido más gracioso que hubieran gritado algo así como: Que en buena hora ceñistéis juventud-o un- Que en mala hora fuisteis nacidos– Tal cual. Soy una friki.

Al final aquí la amiga, se acaba comprando un cuadernito diminuto de Agatha Ruiz de la Prada (Ya podría ser Parda), porque yo sé que en el fondo es algo pijita, lo da la Paquito, la universidad a la que va. Es un proyecto de enfermera. Me río de repente y el karma me castiga con tos, llevo toda la semana mala. Es que es imaginármela en bata y me troncho.

De camino a casa, nos paramos en el banco de enfrente y nos ponemos a fumar, cómo no, mientras charlamos. –Qué fuerte lo de tu vecina –Ya colega, al final se acabó tirando por la ventana, es muy triste. Comentándolo con la Oli, creo que tuvo un momento de lucidez y quiso dejar vivir, o iba muy colocada. Últimamente estaba fatal, temblorosa, había empezado a beber aparte de las drogas… Jolin, el otro día bajé y ví una velita puesta abajo. Ya, la puso mi portero. Carlos es un amor.Seguimos cotilleando sobre la gente del edificio, y como con lo que habíamos empezado era muy triste, hablamos sobre el bebé nuevo del bloque, sobre los cuadros horrendos que han puesto en el descansillo o sobre lo que echamos de menos la piscina, aun sin haber bajado ni un misero día. Eso sí, al bar de la pisci, unas cuantas veces. Los mojitos son extraordinarios, te trasportan al mismísimo Caribe no más.

Mi hermano fue a Joy el otro día con sus amigos del cole, dejaron a un pobrecito fuera, qué crueles, ¿eh? Mi hermana sin embargo no es mucho de discotecas. Va a ir este fin de semana con sus amigas a las fiestas de la Pili, me ha dicho que ha quedado con tu hermano Ya tía, en realidad me da cosa. Los niños van a beber y yo a mi hermano como le viera en algún momento con una copa en la mano guantazo y pa’ casa Ya, yo a mi hermana le he dicho que como le vea bebiendo alcohol, que le quito la botella aunque sea compartida con sus amigas. Nos quedamos pensativas. Porque somos unas hipócritas.

Nosotras con sus edades íbamos a los parques. Mucho antes íbamos al chino a comprar alcohol, creo que esto ya lo conté anteriormente. A veces tabaco, antes costaba muchísimo menos de lo que nos muerden ahora y lo compartíamos. Ahora no te dan un cigarro ni sonriendo. Excepto algunos, que saben desde aquí que hablo por ellos y ellas. Nos juntábamos de muchos colegios de la zona. Que si un amigo de un vecino del hermano de fulanito se ha liado con menganita, que qué fuerte, que si se ha pegado no sé quién con los Indígenas (Hace años eran el grupo de chavales más temido de la zona). Tuvimos nuestra temporada Norte, Rojo, el o la Krauss (Siempre hemos mantenido ese debate), el Verde, el 88, el Stella… un sin fin de parques. Allí vivimos nuestros primeros amoríos, confesiones, mucho frío en invierno y mucho calor en verano. La bebida que íbamos comprando también variaba a medida que íbamos creciendo, desde Malibú con piña hasta Whisky-redbull. Ahora todos estamos en la época cerveza, ¿me vais pillando?. Pues bien, yo ahora no veo a mi hermano, ni a Elisa la hermana de Andrea, ni a ningún otro chico ‘perdiendo‘ el tiempo en los parques. Ya no van a los parques. Ya no sé dónde van, puede que ni si quiera sepa dónde vamos nosotros. Hemos dejado de ir porque nos hemos hecho mayores en cierto sentido, y ahora hacemos cosas distintas Yo recuerdo esos años con mucho cariño Yo también. Ahora llegan las fiestas de aquí, del barrio, y puede que nos volvamos a juntar todos en la laguna de la Vaguada, donde la biblioteca, lugar al que solemos ir incluso los viernes. Lo sé, es tremendo. Hay muchísimo polvo y la tierra naranja se nos mete a veces por los ojos, pero a altas horas de la madrugada y con el vaso lleno ni la vemos. Es algo así como un remember, no está del todo mal. Ahora le digo a Andrea que me tengo que ir a casa a terminar de leerme el puñetero Cid, que en el fondo muy bravo, sí, pero un pringado. Te buscaré con copa en mano para brindar el sábado de la semana que viene en las fiestas Por los viejos tiempos.

He creído que es bien, poner este título a la entrada de hoy, haciendo referencia a Cortázar (me enamora ver los vídeos de Youtube en los que sale hablando con ese acento argentino-francés… cuando dice en alto Rayuela me derrito). Os recomiendo leer ‘Continuidad de los parques‘, no por nada si no porque es un texto bre-fantásico. Me recuerda en cierto modo a todos nosotros, la historia es como un círculo que nos atrapa nos envuelve y nos mece, aunque el final sea bueno o malo, que por lo menos tengamos algo de suspense. 

Os dejo con una de las canciones más bonitas del mundo. Lo bonito no siempre tiene que ser feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s